El Cuarto Libro de Moisés

Números


Censo para el servicio militar


1 Jehovah habló a Moisés en el desierto de Sinaí, en el tabernáculo de reunión, el primero del mes segundo del segundo año después que ellos salieron de la tierra de Egipto, diciendo: 2 "Haced un censo de toda la congregación de los hijos de Israel, según sus clanes y sus casas paternas, de acuerdo con el número de los nombres de todos los varones, uno por uno. 3 Tú y Aarón contaréis, según sus escuadrones, a todos los que en Israel, por ser de 20 años para arriba, puedan ir a la guerra. 4 En esta tarea estará con vosotros un hombre de cada tribu, siendo cada uno jefe de su casa paterna. 5 Estos son los nombres de los hombres que os asistirán:

de Rubén, Elisur hijo de Sedeur;

6 de Simeón, Selumiel hijo de Zurisadai;

7 de Judá, Najsón hijo de Aminadab;

8 de Isacar, Natanael hijo de Zuar;

9 de Zabulón, Eliab hijo de Helón;

10 de los hijos de José:

de Efraín, Elisama hijo de Amihud;

de Manasés, Gamaliel hijo de Pedasur;

11 de Benjamín, Abidán hijo de Gedeoni;

12 de Dan, Ajiezer hijo de Amisadai;

13 de Aser, Paguiel hijo de Ocrán;

14 de Gad, Eliasaf hijo de Reuel;

15 de Neftalí, Ajira hijo de Enán."

16 Estos fueron los nombrados de la congregación, representantes de las tribus de sus padres y jefes de las familias de Israel. 17 Moisés y Aarón tomaron a estos hombres que fueron designados por nombre, 18 y reunieron a toda la congregación el primero del mes segundo. Y se registraron según sus clanes y sus casas paternas, conforme a la lista de los nombres, uno por uno, de 20 años para arriba, 19 tal como Jehovah había mandado a Moisés. Así los contó en el desierto de Sinaí:

20 De los hijos de Rubén, primogénito de Israel, todos los varones de 20 años para arriba, todos los que podían ir a la guerra, fueron contados por nombre, uno por uno, conforme a sus generaciones, según sus clanes y sus casas paternas. 21 Los contados de la tribu de Rubén eran 46.500.

22 De los hijos de Simeón, todos los varones de 20 años para arriba, todos los que podían ir a la guerra, fueron contados por nombre, uno por uno, conforme a sus generaciones, según sus clanes y sus casas paternas. 23 Los contados de la tribu de Simeón eran 59.300.

24 De los hijos de Gad, todos los varones de 20 años para arriba, todos los que podían ir a la guerra, fueron contados por nombre conforme a sus generaciones, según sus clanes y sus casas paternas. 25 Los contados de la tribu de Gad eran 45.650.

26 De los hijos de Judá, todos los varones de 20 años para arriba, todos los que podían ir a la guerra, fueron contados por nombre conforme a sus generaciones, según sus clanes y sus casas paternas. 27 Los contados de la tribu de Judá eran 74.600.

28 De los hijos de Isacar, todos los varones de 20 años para arriba, todos los que podían ir a la guerra, fueron contados por nombre conforme a sus generaciones, según sus clanes y sus casas paternas. 29 Los contados de la tribu de Isacar eran 54.400.

30 De los hijos de Zabulón, todos los varones de 20 años para arriba, todos los que podían ir a la guerra, fueron contados por nombre conforme a sus generaciones, según sus clanes y sus casas paternas. 31 Los contados de la tribu de Zabulón eran 57.400.

32 De los hijos de José:

De los hijos de Efraín, todos los varones de 20 años para arriba, todos los que podían ir a la guerra, fueron contados por nombre conforme a sus generaciones, según sus clanes y sus casas paternas. 33 Los contados de la tribu de Efraín eran 40.500.

34 De los hijos de Manasés, todos los varones de 20 años para arriba, todos los que podían ir a la guerra, fueron contados por nombre conforme a sus generaciones, según sus clanes y sus casas paternas. 35 Los contados de la tribu de Manasés eran 32.200.

36 De los hijos de Benjamín, todos los varones de 20 años para arriba, todos los que podían ir a la guerra, fueron contados por nombre conforme a sus generaciones, según sus clanes y sus casas paternas. 37 Los contados de la tribu de Benjamín eran 35.400.

38 De los hijos de Dan, todos los varones de 20 años para arriba, todos los que podían ir a la guerra, fueron contados por nombre conforme a sus generaciones, según sus clanes y sus casas paternas. 39 Los contados de la tribu de Dan eran 62.700.

40 De los hijos de Aser, todos los varones de 20 años para arriba, todos los que podían ir a la guerra, fueron contados por nombre conforme a sus generaciones, según sus clanes y sus casas paternas. 41 Los contados de la tribu de Aser eran 41.500.

42 De los hijos de Neftalí, todos los varones de 20 años para arriba, todos los que podían ir a la guerra, fueron contados por nombre conforme a sus generaciones, según sus clanes y sus casas paternas. 43 Los contados de la tribu de Neftalí eran 53.400.

44 Estos fueron los contados, a los cuales contaron Moisés, Aarón y los doce jefes de Israel (un hombre por cada tribu). 45 Así todos los hijos de Israel fueron contados según sus casas paternas, de 20 años para arriba, todos los que en Israel podían ir a la guerra. 46 Todos los contados fueron 603.550.

El servicio exclusivo de los levitas


47 Pero los levitas no fueron contados con ellos según los clanes de sus padres, 48 porque Jehovah había hablado a Moisés diciendo: 49 "Sólo la tribu de Leví no contarás; no harás un censo de ellos entre los demás hijos de Israel. 50 Más bien, pondrás a los levitas a cargo del tabernáculo del testimonio, de todos sus utensilios y de todo lo que se relaciona con él. Ellos llevarán el tabernáculo y todos sus utensilios. Estarán al servicio del tabernáculo y acamparán alrededor de él. 51 Cuando el tabernáculo tenga que trasladarse, los levitas lo desarmarán; y cuando se detenga, los levitas lo armarán. El extraño que se acerque morirá. 52 Los hijos de Israel instalarán sus tiendas cada uno en su campamento, cada uno junto a su estandarte, según sus escuadrones. 53 Pero los levitas acamparán alrededor del tabernáculo del testimonio. Así no habrá ira contra la congregación de los hijos de Israel. Los levitas estarán a cargo del tabernáculo del testimonio."

54 Los hijos de Israel hicieron conforme a todas las cosas que Jehovah había mandado a Moisés. Así lo hicieron.


Emplazamiento de las tribus


2 Jehovah habló a Moisés y a Aarón diciendo: 2 "Los hijos de Israel acamparán a cierta distancia alrededor del tabernáculo de reunión. Ellos acamparán, cada uno junto a su estandarte y con las enseñas de sus casas paternas.

3 "Al este, hacia donde sale el sol, han de acampar los del estandarte del campamento de Judá, según sus ejércitos. El jefe de los hijos de Judá será Najsón hijo de Aminadab. 4 Los contados en su ejército son 74.600. 5 Junto a él han de acampar los de la tribu de Isacar. El jefe de los hijos de Isacar será Natanael hijo de Zuar. 6 Los contados en su ejército son 54.400. 7 También la tribu de Zabulón. El jefe de los hijos de Zabulón será Eliab hijo de Helón. 8 Los contados en su ejército son 57.400. 9 Todos los contados en el campamento de Judá son 186.400 en sus ejércitos. Ellos se pondrán en marcha en primer lugar.

10 "Al sur estarán los del estandarte del campamento de Rubén, según sus ejércitos. El jefe de los hijos de Rubén será Elisur hijo de Sedeur. 11 Los contados en su ejército son 46.500. 12 Junto a él han de acampar los de la tribu de Simeón. El jefe de los hijos de Simeón será Selumiel hijo de Zurisadai. 13 Los contados en su ejército son 59.300. 14 También la tribu de Gad. El jefe de los hijos de Gad será Eliasaf hijo de Reuel. 15 Los contados en su ejército son 45.650. 16 Todos los contados en el campamento de Rubén son 151.450 en sus ejércitos. Ellos se pondrán en marcha en segundo lugar.

17 "Después irá el tabernáculo de reunión y el campamento de los levitas, en medio de los demás campamentos. De la manera en que están acampados, así se pondrán en marcha, cada uno en su lugar, junto a sus estandartes.

18 "Al oeste estarán los del estandarte del campamento de Efraín, según sus ejércitos. El jefe de los hijos de Efraín será Elisama hijo de Amihud. 19 Los contados en su ejército son 40.500. 20 Junto a él estará la tribu de Manasés. El jefe de los hijos de Manasés será Gamaliel hijo de Pedasur. 21 Los contados en su ejército son 32.200. 22 También la tribu de Benjamín. El jefe de los hijos de Benjamín será Abidán hijo de Gedeoni. 23 Los contados en su ejército son 35.400. 24 Todos los contados en el campamento de Efraín son 108.100 en sus ejércitos. Ellos se pondrán en marcha en tercer lugar.

25 "Al norte estarán los del estandarte del campamento de Dan, según sus ejércitos. El jefe de los hijos de Dan será Ajiezer hijo de Amisadai. 26 Los contados en su ejército son 62.700. 27 Junto a él han de acampar los de la tribu de Aser. El jefe de los hijos de Aser será Paguiel hijo de Ocrán. 28 Los contados en su ejército son 41.500. 29 También la tribu de Neftalí. El jefe de los hijos de Neftalí será Ajira hijo de Enán. 30 Los contados en su ejército son 53.400. 31 Todos los contados en el campamento de Dan son 157.600. Ellos irán al final, junto a sus estandartes."

32 Estos son los contados de los hijos de Israel, según sus casas paternas. Todos los contados en los campamentos, en sus ejércitos, son 603.550. 33 Pero los levitas no fueron contados entre los demás hijos de Israel, como Jehovah había mandado a Moisés.

34 Los hijos de Israel hicieron conforme a todas las cosas que Jehovah mandó a Moisés. Así acampaban junto a sus estandartes y así se ponían en marcha, cada uno según su clan y su casa paterna.


Tareas de los levitas y los sacerdotes


3 Este es el registro de los descendientes de Aarón y de Moisés, el día en que Jehovah habló a Moisés en el monte Sinaí:

2 Estos son los nombres de los hijos de Aarón: Nadab el primogénito, Abihú, Eleazar e Itamar. 3 Estos son los nombres de los hijos de Aarón ungidos sacerdotes, a quienes él invistió para servir como sacerdotes. 4 Pero Nadab y Abihú murieron delante de Jehovah cuando ofrecieron fuego extraño delante de Jehovah en el desierto de Sinaí, y no tuvieron hijos. Así que Eleazar e Itamar sirvieron como sacerdotes delante de su padre Aarón.

5 Jehovah habló a Moisés diciendo: 6 "Haz que se acerque la tribu de Leví y ponla delante del sacerdote Aarón, para que ellos le sirvan. 7 Que guarden delante del tabernáculo de reunión lo que él les ha encomendado y lo que ha sido encomendado a toda la congregación, para llevar a cabo el servicio del tabernáculo. 8 Que cuiden de todos los utensilios del tabernáculo de reunión y lo que ha sido encomendado a los hijos de Israel, para llevar a cabo el servicio del tabernáculo. 9 Darás los levitas a Aarón y a sus hijos. Le son enteramente entregados de entre los hijos de Israel. 10 Constituirás a Aarón y a sus hijos para que cumplan con su sacerdocio. El extraño que se acerque será muerto."

Levitas en lugar de primogénitos


11 Jehovah habló a Moisés diciendo: 12 "He aquí, yo he tomado a los levitas de entre los hijos de Israel en lugar de todo primogénito que abre la matriz, de entre los hijos de Israel. Los levitas serán míos, 13 porque mío es todo primogénito. El día en que hice morir a todos los primogénitos en la tierra de Egipto, consagré para mí a todos los primogénitos en Israel, así de hombres como de animales. Míos serán. Yo, Jehovah."

El censo de los levitas


14 Jehovah habló a Moisés en el desierto de Sinaí, diciendo: 15 "Cuenta los hijos de Leví. Contarás todos los varones de un mes para arriba, según sus casas paternas y sus clanes."

16 Moisés los contó conforme a la palabra de Jehovah, como le fue mandado. 17 Estos eran los nombres de los hijos de Leví: Gersón, Cohat y Merari. 18 Y éstos eran los nombres de los hijos de Gersón, según sus clanes: Libni y Simei. 19 Y los hijos de Cohat, según sus clanes, eran Amram, Izjar, Hebrón y Uziel. 20 Los hijos de Merari, según sus clanes, eran Majli y Musi.

Estos eran los clanes de Leví según sus casas paternas:

21 De Gersón eran el clan libnita y el clan simeíta. Estos eran los clanes de los gersonitas. 22 Los contados de ellos, según el número de todos los varones de un mes para arriba, eran 7.500. 23 Los clanes de Gersón acamparán detrás del tabernáculo, al occidente. 24 El jefe de la casa paterna de los gersonitas era Eliasaf hijo de Lael. 25 Los hijos de Gersón estaban a cargo de la tienda del tabernáculo de reunión, de la cubierta del mismo, de la cortina de la entrada del tabernáculo de reunión, 26 de las mamparas del atrio y de la cortina de la entrada del atrio que está alrededor del tabernáculo y del altar, y de sus cuerdas para todas sus funciones.

27 De Cohat eran el clan de los amramitas, el clan de los izjaritas, el clan de los hebronitas y el clan de los uzielitas. Estos eran los clanes de los cohatitas. 28 El número de todos los varones de un mes para arriba, que estaban a cargo del santuario, era de 8.600. 29 Los clanes de los hijos de Cohat acamparán al lado sur del tabernáculo. 30 El jefe de la casa paterna de los clanes de Cohat era Elizafán hijo de Uziel. 31 Ellos estaban a cargo del arca, la mesa, el candelabro, los altares, los utensilios con que sirven en el santuario, el velo y todo su servicio.

32 El principal de los jefes de los levitas era Eleazar, hijo del sacerdote Aarón, dirigente de los que estaban a cargo del santuario.

33 De Merari eran el clan majlita y el clan musita. Estos eran los clanes de Merari. 34 Los contados de ellos, conforme a la lista de todos los varones de un mes para arriba, eran 6.200. 35 El jefe de la casa paterna de los clanes de Merari era Zuriel hijo de Abijail. Ellos acamparán al lado norte del tabernáculo. 36 Los hijos de Merari estaban a cargo de los tablones del tabernáculo, de sus travesaños, de sus pilares, de sus bases, de todos sus accesorios y de todas sus funciones; 37 asimismo de los pilares de alrededor del atrio, y de sus bases, sus estacas y sus cuerdas.

38 Al frente del tabernáculo de reunión, al este, acamparán Moisés y Aarón con sus hijos, quienes tenían a su cargo el santuario, para cumplir con la responsabilidad de los hijos de Israel. Y el extraño que se acerque será muerto.

39 Todos los contados de los levitas que contó Moisés con Aarón, conforme a la palabra de Jehovah, de un mes para arriba, según sus clanes, eran 22.000.

Rescate de los primogénitos


40 Entonces Jehovah dijo a Moisés: "Cuenta todos los primogénitos varones de los hijos de Israel, de un mes para arriba, y haz una lista de sus nombres. 41 Tomarás para mí los levitas en lugar de todos los primogénitos de los hijos de Israel; y el ganado de los levitas, en lugar de todos los primerizos del ganado de los hijos de Israel. Yo, Jehovah."

42 Moisés contó todos los primogénitos de entre los hijos de Israel, como Jehovah le había mandado. 43 Y todos los primogénitos varones contados, según el número de sus nombres, de un mes para arriba, fueron 22.273.

44 Luego Jehovah habló a Moisés diciendo: 45 "Toma a los levitas en lugar de todos los primogénitos de los hijos de Israel, y el ganado de los levitas en lugar de su ganado. Los levitas serán míos. Yo, Jehovah. 46 Por el rescate de los 273 primogénitos de los hijos de Israel que exceden a los levitas, 47 tomarás 5 siclos por cada uno, conforme al siclo del santuario, que tiene 20 geras, 48 y darás a Aarón y a sus hijos el dinero por el rescate de los que les exceden."

49 Tomó, pues, Moisés el dinero por el rescate de los que excedían al número de los rescatados por los levitas. 50 Recibió el dinero de los primogénitos de los hijos de Israel, 1.365 siclos, conforme al siclo del santuario. 51 Por mandato de Jehovah Moisés dio el dinero del rescate a Aarón y a sus hijos, como Jehovah había mandado a Moisés.


Funciones de los hijos de Cohat


4 Jehovah habló a Moisés y a Aarón diciendo: 2 "Haz un censo de los hijos de Cohat entre los hijos de Leví, según sus clanes y casas paternas, 3 desde los 30 hasta los 50 años de edad, todos los que entran a prestar servicio trabajando en el tabernáculo de reunión.

4 "El trabajo de los hijos de Cohat en el tabernáculo de reunión se relaciona con las cosas más sagradas. 5 Cuando el campamento se traslade, Aarón y sus hijos vendrán, bajarán el velo de protección y cubrirán con él el arca del testimonio. 6 Sobre ella pondrán una cubierta de pieles finas y extenderán encima un paño todo de azul. Luego le pondrán sus varas. 7 Después extenderán un paño azul sobre la mesa de la Presencia y pondrán sobre él los platos, las cucharas, las fuentes y las vasijas para la libación. Y el pan que está continuamente en la mesa quedará sobre ella. 8 Después extenderán sobre ellos un paño carmesí y lo cubrirán con una cubierta de pieles finas. Finalmente le pondrán sus varas. 9 Después tomarán un paño azul y cubrirán el candelabro de la iluminación con sus lámparas, sus despabiladeras, sus platillos y todos los utensilios con los que le surten de aceite. 10 Lo pondrán con todos sus utensilios en una cubierta de pieles finas y lo colocarán sobre las varas. 11 Después extenderán un paño azul sobre el altar de oro y lo cubrirán con una cubierta de pieles finas. Luego le pondrán sus varas. 12 Tomarán todos los utensilios del servicio con que sirven en el santuario, los pondrán sobre un paño azul, los cubrirán con una cubierta de pieles finas y los colocarán sobre las varas. 13 Quitarán la ceniza del altar y extenderán sobre él un paño de púrpura. 14 Pondrán sobre él todos sus utensilios con los que sirven allí: bandejas, tenedores, palas, tazones y otros accesorios del altar. Extenderán sobre él una cubierta de pieles finas y después pondrán sus varas.

15 "Después que Aarón y sus hijos acaben de cubrir el santuario y todos los utensilios del santuario, entonces, al ponerse en marcha el campamento, vendrán los hijos de Cohat para transportarlos. Pero no tocarán ninguna cosa sagrada, no sea que mueran. Esas serán las cosas del tabernáculo de reunión que cargarán los hijos de Cohat.

16 "Eleazar, hijo del sacerdote Aarón, estará a cargo del aceite para la iluminación, el incienso aromático, la ofrenda vegetal continua y el aceite de la unción. También estará a cargo de todo el tabernáculo y de todo lo que hay en él, y del santuario y sus utensilios."

17 Después Jehovah habló a Moisés y a Aarón diciendo: 18 "No permitáis que sean eliminados de entre los levitas los miembros del clan de Cohat. 19 Esto haréis con ellos para que vivan y no mueran cuando se acerquen a las cosas más sagradas: Aarón y sus hijos vendrán y asignarán a cada uno su labor y su cargo. 20 Pero ellos no entrarán para ver cuando cubran las cosas sagradas, no sea que mueran."

Funciones de los hijos de Gersón


21 Jehovah habló a Moisés diciendo: 22 "Haz también un censo de los hijos de Gersón, según sus casas paternas y sus clanes. 23 Los contarás desde los 30 hasta los 50 años, todos los que entran a prestar servicio trabajando en el tabernáculo de reunión. 24 Este será el trabajo de los clanes de Gersón para servir y para transportar: 25 Llevarán los tapices de la morada y del tabernáculo de reunión con su cubierta, la cubierta de pieles finas que está encima de él, la cortina de la entrada del tabernáculo de reunión, 26 las mamparas del atrio, la cortina de la entrada del atrio que está alrededor del tabernáculo y del altar, sus cuerdas y todos los utensilios para sus funciones. Y harán todo lo que se tenga que hacer con ellos. 27 A las órdenes de Aarón y de sus hijos se llevará a cabo todo el trabajo de los hijos de Gersón, en relación con todos sus cargos y con todo su servicio. Les encomendaréis la responsabilidad de todo lo que han de transportar. 28 Este es el trabajo de los clanes de los hijos de Gersón en el tabernáculo de reunión. Sus deberes estarán bajo la dirección de Itamar, hijo del sacerdote Aarón.

Funciones de los hijos de Merari


29 "Cuenta los hijos de Merari, según sus clanes y sus casas paternas. 30 Los contarás desde los 30 hasta los 50 años, todos los que entran a prestar servicio trabajando en el tabernáculo de reunión. 31 Este es su deber con relación a cada aspecto del transporte del tabernáculo de reunión: los tablones del tabernáculo, sus travesaños, sus columnas, sus bases, 32 los pilares de alrededor del atrio, sus bases, sus estacas, sus cuerdas y todos sus utensilios para todas sus funciones. Anotaréis por nombre los utensilios que ellos tienen la responsabilidad de transportar. 33 Este será el trabajo de los clanes de los hijos de Merari en todo su servicio en el tabernáculo de reunión, bajo la dirección de Itamar, hijo del sacerdote Aarón."

Levitas en edad de servicio


34 Moisés, Aarón y los jefes de la congregación contaron los hijos de los cohatitas, según sus clanes y sus casas paternas, 35 desde los 30 hasta los 50 años; todos los que entraban a prestar servicio trabajando en el tabernáculo de reunión, 36 contados según sus clanes, eran 2.750. 37 Estos eran los contados de los clanes de los cohatitas, que servían en el tabernáculo de reunión y que Moisés y Aarón contaron, según el mandato de Jehovah por medio de Moisés.

38 Los hijos de Gersón, según sus clanes y sus casas paternas, 39 desde los 30 hasta los 50 años; todos los que entraban a prestar servicio trabajando en el tabernáculo de reunión, 40 contados según sus clanes y sus casas paternas, eran 2.630. 41 Estos eran los contados de los clanes de Gersón, todos los que servían en el tabernáculo de reunión y que Moisés y Aarón contaron, según el mandato de Jehovah.

42 Los contados de los clanes de los hijos de Merari, según sus clanes y sus casas paternas, 43 desde los 30 hasta los 50 años; todos los que entraban a prestar servicio trabajando en el tabernáculo de reunión, 44 contados según sus clanes, eran 3.200. 45 Estos eran los contados de los hijos de Merari, que Moisés y Aarón contaron, según el mandato de Jehovah por medio de Moisés.

46 Todos los levitas que Moisés, Aarón y los jefes de Israel contaron, según sus clanes y sus casas paternas, 47 desde los 30 hasta los 50 años; todos los que entraban a trabajar en el tabernáculo de reunión, tanto en la labor de servicio como en la labor de transporte, 48 eran 8.580. 49 Ellos fueron contados, según el mandato de Jehovah por medio de Moisés, cada uno en su trabajo y en su cargo. Fueron contados, conforme Jehovah había mandado a Moisés.


Expulsión de los contaminados


5 Jehovah habló a Moisés diciendo: 2 "Manda a los hijos de Israel que alejen del campamento a todos los leprosos, a todos los que padecen de flujo y a todos los que se han contaminado por causa de un cadáver. 3 Alejaréis del campamento tanto a hombres como a mujeres; los alejaréis para que no contaminen el campamento de aquellos entre los cuales yo habito."

4 Así lo hicieron los hijos de Israel, y los alejaron del campamento. Como Jehovah dijo a Moisés, así lo hicieron los hijos de Israel.

Sobre restituciones y contribuciones


5 También Jehovah habló a Moisés diciendo: 6 "Di a los hijos de Israel que cuando un hombre o una mujer cometa cualquiera de los pecados con que los hombres ofenden a Jehovah, esa persona será culpable. 7 Confesará el pecado que haya cometido y hará restitución completa por el daño que hizo. Sobre ello añadirá la quinta parte y lo dará a aquel a quien había hecho el daño. 8 Si el hombre no tiene un pariente redentor a quien se le haga restitución por el daño, se hará la restitución a Jehovah, para el sacerdote, además del carnero de la expiación con el cual éste hará expiación por él.

9 "Toda ofrenda alzada de todas las cosas consagradas que los hijos de Israel presentan al sacerdote será para él. 10 Las cosas consagradas por cualquier persona serán para él; lo que cualquiera da al sacerdote será para éste."

Sobre los celos en el matrimonio


11 Jehovah habló a Moisés diciendo: 12 "Habla a los hijos de Israel y diles que si la mujer de alguno se descarría y le es infiel, 13 y si alguien tiene relaciones sexuales con ella y el hecho ha quedado escondido y oculto de su marido (pues ella se contaminó y no hay testigo contra ella, porque no fue sorprendida en el acto); 14 si él es presa de celos y tiene celos de su mujer, quien se ha contaminado; o si él es presa de celos y tiene celos de su mujer, aun cuando ella no se haya contaminado; 15 entonces el hombre traerá su mujer al sacerdote y traerá por ella su ofrenda de una décima de efa de harina de cebada. Sobre ésta no echará aceite ni le pondrá incienso, porque es ofrenda por los celos, ofrenda memorial que trae a la memoria la iniquidad.

16 "El sacerdote hará que ella se acerque y esté de pie delante de Jehovah. 17 Luego tomará agua santa en una vasija de barro. Tomará también del polvo que está en el suelo del tabernáculo y lo echará en el agua. 18 El sacerdote hará que la mujer esté de pie delante de Jehovah, soltará la cabellera de la mujer y pondrá en las manos de ella la ofrenda memorial, que es la ofrenda por los celos.

"El sacerdote tendrá en la mano el agua amarga que acarrea maldición, 19 y conjurará a la mujer diciendo: ’Si ningún hombre se ha acostado contigo, ni te has descarriado de tu marido para contaminarte, seas libre de esta agua amarga que acarrea maldición. 20 Pero si te has descarriado de tu marido y te has contaminado, y si alguien aparte de tu marido se ha acostado contigo’ 21 (el sacerdote conjurará a la mujer con el juramento de maldición y dirá a la mujer), ’Jehovah te haga maldición y juramento en medio de tu pueblo, haciendo Jehovah que tu muslo se afloje y tu vientre se hinche. 22 Esta agua que acarrea maldición entrará en tus entrañas, y hará que se hinche tu vientre y que se afloje tu muslo.’

"Y la mujer dirá: ’Amén, amén.’

23 "Luego el sacerdote escribirá estas maldiciones en un rollo, y las borrará en el agua amarga. 24 El hará que la mujer beba el agua amarga que acarrea maldición, y el agua que acarrea maldición entrará en ella para amargura.

25 "Entonces el sacerdote tomará de la mano de la mujer la ofrenda por los celos, la mecerá delante de Jehovah y la ofrecerá delante del altar. 26 Luego tomará un puñado de la ofrenda como memorial de ella y lo quemará sobre el altar. Después hará que la mujer beba el agua. 27 Cuando le haya hecho beber el agua, sucederá que si ella se ha contaminado y ha sido infiel a su marido, el agua que acarrea maldición entrará en ella para amargura, y su vientre se hinchará y su muslo se aflojará; y la mujer será maldita en medio de su pueblo. 28 Pero si la mujer no se ha contaminado, sino que es pura, será declarada inocente y tendrá descendencia.

29 "Estas son las instrucciones acerca de los celos: Cuando una mujer se descarría de su marido y se contamina, 30 o cuando el marido es presa de celos a causa de su mujer, él hará que ella esté de pie delante de Jehovah, y el sacerdote hará con ella según todas estas instrucciones. 31 Así aquel hombre será libre de culpa, y la mujer cargará con su propia culpa."


Acerca de los nazareos


6 Jehovah habló a Moisés diciendo: 2 "Habla a los hijos de Israel y diles que si un hombre o una mujer hace el voto especial de ser nazareo para estar consagrado a Jehovah, 3 se abstendrá de vino y de licor. No beberá vinagre de vino ni vinagre de licor. No beberá ningún jugo de uvas, ni comerá uvas frescas ni secas. 4 Durante todo el tiempo de su nazareato no comerá nada que provenga de la vid, desde las semillas hasta el hollejo.

5 "Tampoco pasará navaja sobre su cabeza durante todo el tiempo del voto de su nazareato. Hasta que se cumpla el plazo de su consagración como nazareo, será santo a Jehovah y dejará crecer libremente el cabello de su cabeza.

6 "Durante todo el tiempo de su consagración a Jehovah, no se acercará a ninguna persona muerta. 7 Ni aun por su padre, ni por su madre, ni por su hermano ni por su hermana se contaminará cuando mueran, porque su consagración a su Dios está sobre su cabeza. 8 Todo el tiempo de su nazareato será santo a Jehovah.

9 "Si alguien muere de repente junto a él, y contamina su cabeza de nazareo, entonces rasurará su cabeza en el día de su purificación; en el séptimo día la rasurará. 10 Y en el octavo día traerá al sacerdote dos tórtolas o dos pichones de paloma, a la entrada del tabernáculo de reunión. 11 El sacerdote ofrecerá uno como sacrificio por el pecado y el otro como holocausto, y hará expiación por él, por cuanto pecó a causa del muerto. Así santificará su cabeza en aquel mismo día. 12 El consagrará a Jehovah los días de su nazareato y traerá un cordero de un año como sacrificio por la culpa. Pero los primeros días serán anulados, porque su nazareato fue contaminado.

13 "Estas son las instrucciones acerca del nazareo para el día en que se cumpla el plazo de su nazareato. Vendrá a la entrada del tabernáculo de reunión 14 y presentará su ofrenda a Jehovah: un cordero de un año, sin defecto, como holocausto; una cordera de un año, sin defecto, como sacrificio por el pecado; un carnero sin defecto como sacrificio de paz; 15 y una cesta de tortas sin levadura, hechas de harina fina amasada con aceite y galletas sin levadura untadas con aceite; junto con su ofrenda vegetal y sus libaciones.

16 "El sacerdote la presentará delante de Jehovah, y ofrecerá su sacrificio por el pecado y su holocausto; 17 también ofrecerá a Jehovah el carnero como sacrificio de paz, junto con la cesta de tortas sin levadura. Luego presentará su ofrenda vegetal y su libación.

18 "Después el nazareo rasurará su cabeza de nazareo a la entrada del tabernáculo de reunión. Tomará el cabello de su cabeza de nazareo, y lo pondrá en el fuego que está debajo del sacrificio de paz. 19 Después que él haya rasurado el cabello de su consagración, el sacerdote tomará la espaldilla cocida del carnero; asimismo una torta sin levadura de la cesta y una galleta sin levadura, y los pondrá en las manos del nazareo. 20 El sacerdote mecerá aquello como ofrenda mecida delante de Jehovah, lo cual será cosa sagrada para el sacerdote, junto con el pecho de la ofrenda mecida y el muslo de la ofrenda alzada. Después de esto el nazareo podrá beber vino.

21 "Estas son las instrucciones acerca del nazareo que hace voto y de su ofrenda a Jehovah por su nazareato, aparte de lo que sus recursos le permitan dar. Cualquiera que sea el voto que haga, él hará conforme a las instrucciones acerca de su nazareato."

La bendición sacerdotal


22 Jehovah habló a Moisés diciendo: 23 "Habla a Aarón y a sus hijos y diles que así bendeciréis a los hijos de Israel. Decidles:

24 ’Jehovah te bendiga y te guarde.

25 Jehovah haga resplandecer su rostro sobre ti,

y tenga de ti misercordia.

26 Jehovah levante hacia ti su rostro,

y ponga en ti paz.’

27 "Así invocarán mi nombre sobre los hijos de Israel, y yo los bendeciré."


Ofrendas y dedicación del tabernáculo


7 Aconteció que cuando Moisés acabó de erigir el tabernáculo, lo ungió y lo consagró junto con todos sus utensilios, y asimismo ungió y consagró el altar con todos sus utensilios. 2 Entonces los dirigentes de Israel, jefes de sus casas paternas que eran los dirigentes de las tribus y estaban al frente de los que habían sido contados, 3 trajeron sus ofrendas delante de Jehovah: 6 carretas cubiertas y 12 bueyes, una carreta por cada dos dirigentes y un buey por cada uno, y los presentaron delante del tabernáculo.

4 Entonces Jehovah habló a Moisés diciendo: 5 "Tómalo de ellos. Que sean para el servicio del tabernáculo de reunión. Entrégalos a los levitas, a cada uno de acuerdo con su trabajo."

6 Entonces Moisés recibió las carretas y los bueyes y los entregó a los levitas. 7 A los hijos de Gersón dio 2 carretas y 4 bueyes, conforme a sus trabajos. 8 A los hijos de Merari dio 4 carretas y 8 bueyes, conforme a sus trabajos, bajo la dirección de Itamar, hijo del sacerdote Aarón. 9 Pero a los hijos de Cohat no les dio nada, pues les correspondía el trabajo relativo a las cosas sagradas que debían llevar sobre sus hombros.

10 Luego los jefes presentaron sus ofrendas para la dedicación del altar, el día en que éste fue ungido. Así presentaron los jefes sus ofrendas delante del altar. 11 Entonces Jehovah dijo a Moisés: "Presentarán su ofrenda para la dedicación del altar, un dirigente cada día."

12 El que presentó su ofrenda el primer día fue Najsón hijo de Aminadab, de la tribu de Judá. 13 Su ofrenda fue un plato de plata que pesaba 130 siclos y un tazón de plata de 70 siclos, según el siclo del santuario, ambos llenos de harina fina amasada con aceite para la ofrenda vegetal; 14 un cucharón de oro de 10 siclos, lleno de incienso; 15 un novillo, un carnero y un cordero de un año para el holocausto; 16 un macho cabrío para el sacrificio por el pecado; 17 y 2 toros, 5 carneros, 5 machos cabríos y 5 corderos de un año para el sacrificio de paz. Esta fue la ofrenda de Najsón hijo de Aminadab.

18 El segundo día presentó su ofrenda Natanael hijo de Zuar, jefe de Isacar. 19 Presentó como ofrenda un plato de plata que pesaba 130 siclos y un tazón de plata de 70 siclos, según el siclo del santuario, ambos llenos de harina fina amasada con aceite para la ofrenda vegetal; 20 un cucharón de oro de 10 siclos, lleno de incienso; 21 un novillo, un carnero y un cordero de un año para el holocausto; 22 un macho cabrío para el sacrificio por el pecado; 23 y 2 toros, 5 carneros, 5 machos cabríos y 5 corderos de un año para el sacrificio de paz. Esta fue la ofrenda de Natanael hijo de Zuar.

24 El tercer día presentó su ofrenda Eliab hijo de Helón, jefe de los hijos de Zabulón. 25 Su ofrenda fue un plato de plata que pesaba 130 siclos y un tazón de plata de 70 siclos, según el siclo del santuario, ambos llenos de harina fina amasada con aceite para la ofrenda vegetal; 26 un cucharón de oro de 10 siclos, lleno de incienso; 27 un novillo, un carnero y un cordero de un año para el holocausto; 28 un macho cabrío para el sacrificio por el pecado; 29 y 2 toros, 5 carneros, 5 machos cabríos y 5 corderos de un año para el sacrificio de paz. Esta fue la ofrenda de Eliab hijo de Helón.

30 El cuarto día presentó su ofrenda Elisur hijo de Sedeur, jefe de los hijos de Rubén. 31 Su ofrenda fue un plato de plata que pesaba 130 siclos y un tazón de plata de 70 siclos, según el siclo del santuario, ambos llenos de harina fina amasada con aceite para la ofrenda vegetal; 32 un cucharón de oro de 10 siclos, lleno de incienso; 33 un novillo, un carnero y un cordero de un año para el holocausto; 34 un macho cabrío para el sacrificio por el pecado; 35 y 2 toros, 5 carneros, 5 machos cabríos y 5 corderos de un año para el sacrificio de paz. Esta fue la ofrenda de Elisur hijo de Sedeur.

36 El quinto día presentó su ofrenda Selumiel hijo de Zurisadai, jefe de los hijos de Simeón. 37 Su ofrenda fue un plato de plata que pesaba 130 siclos y un tazón de plata de 70 siclos, según el siclo del santuario, ambos llenos de harina fina amasada con aceite para la ofrenda vegetal; 38 un cucharón de oro de 10 siclos, lleno de incienso; 39 un novillo, un carnero y un cordero de un año para el holocausto; 40 un macho cabrío para el sacrificio por el pecado; 41 y 2 toros, 5 carneros, 5 machos cabríos y 5 corderos de un año para el sacrificio de paz. Esta fue la ofrenda de Selumiel hijo de Zurisadai.

42 El sexto día presentó su ofrenda Eliasaf hijo de Reuel, jefe de los hijos de Gad. 43 Su ofrenda fue un plato de plata que pesaba 130 siclos y un tazón de plata de 70 siclos, según el siclo del santuario, ambos llenos de harina fina amasada con aceite para la ofrenda vegetal; 44 un cucharón de oro de 10 siclos, lleno de incienso; 45 un novillo, un carnero y un cordero de un año para el holocausto; 46 un macho cabrío para el sacrificio por el pecado; 47 y 2 toros, 5 carneros, 5 machos cabríos y 5 corderos de un año para el sacrificio de paz. Esta fue la ofrenda de Eliasaf hijo de Reuel.

48 El séptimo día presentó su ofrenda Elisama hijo de Amihud, jefe de los hijos de Efraín. 49 Su ofrenda fue un plato de plata que pesaba 130 siclos y un tazón de plata de 70 siclos, según el siclo del santuario, ambos llenos de harina fina amasada con aceite para la ofrenda vegetal; 50 un cucharón de oro de 10 siclos, lleno de incienso; 51 un novillo, un carnero y un cordero de un año para el holocausto; 52 un macho cabrío para el sacrificio por el pecado; 53 y 2 toros, 5 carneros, 5 machos cabríos y 5 corderos de un año para el sacrificio de paz. Esta fue la ofrenda de Elisama hijo de Amihud.

54 El octavo día presentó su ofrenda Gamaliel hijo de Pedasur, jefe de los hijos de Manasés. 55 Su ofrenda fue un plato de plata que pesaba 130 siclos y un tazón de plata de 70 siclos, según el siclo del santuario, ambos llenos de harina fina amasada con aceite para la ofrenda vegetal; 56 un cucharón de oro de 10 siclos, lleno de incienso; 57 un novillo, un carnero y un cordero de un año para el holocausto; 58 un macho cabrío para el sacrificio por el pecado; 59 y 2 toros, 5 carneros, 5 machos cabríos y 5 corderos de un año para el sacrificio de paz. Esta fue la ofrenda de Gamaliel hijo de Pedasur.

60 El noveno día presentó su ofrenda Abidán hijo de Gedeoni, jefe de los hijos de Benjamín. 61 Su ofrenda fue un plato de plata que pesaba 130 siclos y un tazón de plata de 70 siclos, según el siclo del santuario, ambos llenos de harina fina amasada con aceite para la ofrenda vegetal; 62 un cucharón de oro de 10 siclos, lleno de incienso; 63 un novillo, un carnero y un cordero de un año para el holocausto; 64 un macho cabrío para el sacrificio por el pecado; 65 y 2 toros, 5 carneros, 5 machos cabríos y 5 corderos de un año para el sacrificio de paz. Esta fue la ofrenda de Abidán hijo de Gedeoni.

66 El décimo día presentó su ofrenda Ajiezer hijo de Amisadai, jefe de los hijos de Dan. 67 Su ofrenda fue un plato de plata que pesaba 130 siclos y un tazón de plata de 70 siclos, según el siclo del santuario, ambos llenos de harina fina amasada con aceite para la ofrenda vegetal; 68 un cucharón de oro de 10 siclos, lleno de incienso; 69 un novillo, un carnero y un cordero de un año para el holocausto; 70 un macho cabrío para el sacrificio por el pecado; 71 y 2 toros, 5 carneros, 5 machos cabríos y 5 corderos de un año para el sacrificio de paz. Esta fue la ofrenda de Ajiezer hijo de Amisadai.

72 El día undécimo presentó su ofrenda Paguiel hijo de Ocrán, jefe de los hijos de Aser. 73 Su ofrenda fue un plato de plata que pesaba 130 siclos y un tazón de plata de 70 siclos, según el siclo del santuario, ambos llenos de harina fina amasada con aceite para la ofrenda vegetal; 74 un cucharón de oro de 10 siclos, lleno de incienso; 75 un novillo, un carnero y un cordero de un año para el holocausto; 76 un macho cabrío para el sacrificio por el pecado; 77 y 2 toros, 5 carneros, 5 machos cabríos y 5 corderos de un año para el sacrificio de paz. Esta fue la ofrenda de Paguiel hijo de Ocrán.

78 El día duodécimo presentó su ofrenda Ajira hijo de Enán, jefe de los hijos de Neftalí. 79 Su ofrenda fue un plato de plata que pesaba 130 siclos y un tazón de plata de 70 siclos, según el siclo del santuario, ambos llenos de harina fina amasada con aceite para la ofrenda vegetal; 80 un cucharón de oro de 10 siclos, lleno de incienso; 81 un novillo, un carnero y un cordero de un año para el holocausto; 82 un macho cabrío para el sacrificio por el pecado; 83 y 2 toros, 5 carneros, 5 machos cabríos y 5 corderos de un año para el sacrificio de paz. Esta fue la ofrenda de Ajira hijo de Enán.

84 Esta fue la dedicación del altar el día en que fue ungido por los jefes de Israel: 12 platos de plata, 12 tazones de plata y 12 cucharones de oro. 85 Cada plato era de 130 siclos; cada tazón, de 70 siclos. El total de la plata de los utensilios era 2.400 siclos, según el siclo del santuario. 86 Los 12 cucharones de oro llenos de incienso eran de 10 siclos cada uno, según el siclo del santuario. Todo el oro de los cucharones era 120 siclos. 87 Todo el ganado para holocausto fue de 12 novillos, 12 carneros y 12 corderos de un año, con sus respectivas ofrendas vegetales. Los machos cabríos para el sacrificio por el pecado fueron 12. 88 Todo el ganado para el sacrificio de paz fue de 24 novillos, 60 carneros, 60 machos cabríos y 60 corderos de un año. Esta fue la ofrenda de la dedicación del altar, después de haber sido éste ungido.

89 Y cuando Moisés entró en el tabernáculo de reunión para hablar con Dios, escuchó la voz que le hablaba desde encima del propiciatorio, que estaba sobre el arca del testimonio, de entre los dos querubines. Y hablaba con él.


La iluminación del candelabro


8 Jehovah habló a Moisés diciendo: 2 "Habla a Aarón y dile: ’Cuando enciendas las lámparas, las siete lámparas deberán alumbrar hacia la parte delantera del candelabro.’ "

3 Aarón lo hizo así. Encendió las lámparas hacia la parte delantera del candelabro, como Jehovah había mandado a Moisés. 4 Esta era la hechura del candelabro: Era de oro modelado a martillo; desde su base hasta sus flores estaba modelado a martillo. Conforme al modelo que Jehovah había mostrado a Moisés, así hizo el candelabro.

La consagración de los levitas


5 Jehovah habló a Moisés diciendo: 6 "Toma a los levitas de entre los hijos de Israel y purifícalos. 7 Así harás con ellos para purificarlos: Rocía sobre ellos el agua para la purificación; luego haz que pasen la navaja sobre todo su cuerpo y que laven sus vestiduras. Así serán purificados.

8 "Después tomarán un novillo con su ofrenda de harina fina amasada con aceite. Luego tomarás otro novillo, para el sacrificio por el pecado. 9 Harás que los levitas se acerquen delante del tabernáculo de reunión y reunirás a toda la asamblea de los hijos de Israel. 10 Después que hayas hecho que se acerquen los levitas delante de Jehovah, los hijos de Israel pondrán sus manos sobre los levitas. 11 Luego Aarón presentará a los levitas delante de Jehovah, como ofrenda mecida de los hijos de Israel, y ellos estarán listos para realizar el servicio de Jehovah.

12 "Después los levitas pondrán sus manos sobre las cabezas de los novillos; y tú ofrecerás el uno como sacrificio por el pecado, y el otro en holocausto a Jehovah, para hacer expiación por los levitas. 13 Harás que los levitas estén de pie delante de Aarón y de sus hijos, y los presentarás como ofrenda mecida a Jehovah. 14 Así separarás a los levitas de entre los hijos de Israel, y los levitas serán míos. 15 Después de eso, cuando los hayas purificado y los hayas presentado como ofrenda mecida, los levitas entrarán a servir en el tabernáculo de reunión. 16 Porque los levitas están enteramente entregados a mí de entre los hijos de Israel. Yo los he tomado para mí en lugar de todo primogénito que abre la matriz de entre los hijos de Israel. 17 Porque mío es todo primogénito de los hijos de Israel, tanto de los hombres como de los animales. El día en que yo hice morir a todos los primogénitos en la tierra de Egipto, los consagré para mí. 18 Yo he tomado a los levitas en lugar de todos los primogénitos de los hijos de Israel. 19 También he dado los levitas, como un donativo para Aarón y para sus hijos de entre los hijos de Israel, a fin de que realicen el servicio por los hijos de Israel en el tabernáculo de reunión y hagan expiación por los hijos de Israel. Así no habrá mortandad entre los hijos de Israel, al acercarse los hijos de Israel al santuario."

20 Moisés, Aarón y toda la congregación de los hijos de Israel hicieron con los levitas conforme a todo lo que Jehovah había mandado a Moisés acerca de los levitas. Así hicieron con ellos los hijos de Israel. 21 Los levitas se purificaron de pecado y lavaron sus vestiduras. Luego Aarón los presentó como ofrenda mecida delante de Jehovah, y Aarón hizo expiación por ellos para purificarlos. 22 Después de esto, entraron los levitas para servir en el tabernáculo de reunión delante de Aarón y de sus hijos. Conforme a lo que Jehovah había mandado a Moisés acerca de los levitas, así hicieron con ellos.

23 Entonces Jehovah habló a Moisés diciendo: 24 "Esto es lo que concierne a los levitas: De 25 años para arriba entrarán a prestar servicio en el trabajo del tabernáculo de reunión. 25 A partir de los 50 años volverán de su servicio, y nunca más prestarán servicio. 26 Asistirán a sus hermanos en el cumplimiento de sus obligaciones en el tabernáculo de reunión, pero no realizarán el servicio. Así harás con los levitas en cuanto a sus obligaciones."


La celebración de la Pascua


9 Jehovah habló a Moisés en el desierto de Sinaí, en el mes primero del segundo año de su salida de la tierra de Egipto, diciendo: 2 "Los hijos de Israel celebrarán la Pascua a su debido tiempo. 3 El día 14 de este mes, al atardecer, la celebraréis a su debido tiempo. La celebraréis conforme a todos sus estatutos y conforme a todos sus decretos."

4 Moisés habló a los hijos de Israel para que celebraran la Pascua. 5 Y celebraron la Pascua en el desierto de Sinaí, el día 14 del mes primero, al atardecer. Los hijos de Israel hicieron conforme a todo lo que Jehovah había mandado a Moisés.

La Pascua del segundo mes


6 Sucedió que algunos hombres estaban impuros a causa de contacto con un cadáver, de modo que no pudieron celebrar la Pascua aquel día. Se acercaron aquel día a la presencia de Moisés y de Aarón, 7 y esos hombres les dijeron:

-Nosotros estamos impuros a causa de contacto con un cadáver. ¿Por qué seremos impedidos nosotros, entre los hijos de Israel, de ofrecer el sacrificio a Jehovah a su debido tiempo?

8 Moisés les respondió:

-Esperad hasta que yo oiga qué es lo que manda Jehovah acerca de vosotros.

9 Entonces Jehovah habló a Moisés diciendo:

10 -Habla a los hijos de Israel y diles: "Cualquiera de vosotros o de vuestros descendientes que esté impuro a causa de contacto con un cadáver o que esté lejos, de viaje, podrá celebrar la Pascua a Jehovah. 11 La celebrarán el día 14 del mes segundo, al atardecer, y la comerán con panes sin levadura y con hierbas amargas. 12 No dejarán nada de ella para el siguiente día, ni quebrarán ninguno de sus huesos. La celebrarán conforme a todo el estatuto de la Pascua.

13 "Pero el que está puro y no está de viaje, y deja de celebrar la Pascua, tal persona será excluida de su pueblo, porque no ofreció el sacrificio a Jehovah a su debido tiempo. Tal persona cargará con su pecado.

14 "Si con vosotros reside algún extranjero y celebra la Pascua a Jehovah, la celebrará conforme al estatuto y al decreto de la Pascua. El mismo estatuto tendréis, tanto para el extranjero como para el natural de la tierra."

La nube y el fuego sobre el tabernáculo


15 El día en que fue erigido el tabernáculo la nube cubrió el tabernáculo, la tienda del testimonio. Y desde el anochecer hasta el amanecer había algo semejante a fuego sobre el tabernáculo. 16 Así sucedía continuamente: La nube lo cubría de día, y la apariencia de fuego de noche. 17 Cuando la nube se levantaba de encima del tabernáculo, los hijos de Israel se ponían en marcha. Y en el lugar donde la nube se detenía, allí acampaban los hijos de Israel. 18 Al mandato de Jehovah los hijos de Israel partían, y al mandato de Jehovah acampaban. Ellos quedaban acampados todos los días que la nube permanecía sobre el tabernáculo. 19 Cuando la nube se detenía muchos días sobre el tabernáculo, los hijos de Israel guardaban la ordenanza de Jehovah y no se ponían en marcha. 20 Y cuando la nube estaba sobre el tabernáculo pocos días, al mandato de Jehovah quedaban acampados, y al mandato de Jehovah partían.

21 Cuando la nube se detenía desde el anochecer hasta el amanecer, y la nube se levantaba por la mañana, ellos se ponían en marcha. Cuando la nube se levantaba, ya fuera de día o ya fuera de noche, ellos se ponían en marcha. 22 Si la nube permanecía dos días, un mes o un año, mientras la nube se detenía sobre el tabernáculo, los hijos de Israel quedaban acampados y no partían. Pero cuando se levantaba, ellos partían. 23 Al mandato de Jehovah acampaban, y al mandato de Jehovah partían, guardando la ordenanza de Jehovah, de acuerdo con el mandato de Jehovah dado por medio de Moisés.


Señales con trompetas


10 Jehovah habló a Moisés diciendo: 2 "Hazte dos trompetas de plata; las harás modeladas a martillo. Y te servirán para convocar a la congregación y para poner en marcha los campamentos. 3 Cuando se toque con ambas, se reunirá ante ti toda la congregación a la entrada del tabernáculo de reunión. 4 Pero cuando se toque sólo con una, se reunirán ante ti los dirigentes, los jefes de los millares de Israel.

5 "Cuando toquéis con estrépito, se pondrán en marcha los campamentos que acampan al este. 6 Y cuando toquéis con estrépito por segunda vez, se pondrán en marcha los campamentos que acampan al sur. Para ponerse en marcha se tocará con estrépito. 7 Sin embargo, cuando se convoque a la asamblea, tocaréis, pero no con estrépito. 8 Los hijos de Aarón, los sacerdotes, tocarán las trompetas. Las tendréis por estatuto perpetuo, a través de vuestras generaciones.

9 "Cuando en vuestra tierra vayáis a la guerra contra el adversario que os hostilice, tocaréis con estrépito las trompetas. Y seréis recordados por Jehovah vuestro Dios, y seréis librados de vuestros enemigos. 10 En el día de vuestro regocijo, es decir, en vuestras solemnidades y en vuestros días primeros de mes, tocaréis las trompetas en relación con vuestros holocaustos y con vuestros sacrificios de paz. Y os servirán de memorial en la presencia de vuestro Dios. Yo, Jehovah, vuestro Dios."

Partida del desierto de Sinaí


11 El 20 del mes segundo del segundo año se levantó la nube de encima del tabernáculo del testimonio, 12 y los hijos de Israel se pusieron en marcha por etapas desde el desierto de Sinaí. La nube se detuvo en el desierto de Parán. 13 Así partieron por primera vez, de acuerdo con el mandato de Jehovah por medio de Moisés.

14 El estandarte del campamento de los hijos de Judá partió primero, según sus ejércitos. Najsón hijo de Aminadab estaba al frente de su ejército. 15 Al frente del ejército de la tribu de los hijos de Isacar estaba Natanael hijo de Zuar. 16 Y al frente del ejército de la tribu de los hijos de Zabulón estaba Eliab hijo de Helón.

17 Una vez desarmado el tabernáculo, partieron los hijos de Gersón y los hijos de Merari que lo llevaban.

18 Luego partió el estandarte del campamento de Rubén, según sus ejércitos. Elisur hijo de Sedeur estaba al frente de su ejército. 19 Al frente del ejército de la tribu de los hijos de Simeón estaba Selumiel hijo de Zurisadai. 20 Y al frente del ejército de la tribu de los hijos de Gad estaba Eliasaf hijo de Reuel.

21 Después partieron los cohatitas, llevando lo sagrado. Antes de que ellos llegasen, los otros erigían el tabernáculo.

22 Después partió el estandarte del campamento de los hijos de Efraín, según sus ejércitos. Elisama hijo de Amihud estaba al frente de su ejército. 23 Al frente del ejército de la tribu de los hijos de Manasés estaba Gamaliel hijo de Pedasur. 24 Y al frente del ejército de la tribu de los hijos de Benjamín estaba Abidán hijo de Gedeoni.

25 Después partió el estandarte del campamento de los hijos de Dan, según sus ejércitos, formando la retaguardia de todos los campamentos. Ajiezer hijo de Amisadai estaba al frente de su ejército. 26 Al frente del ejército de la tribu de los hijos de Aser estaba Paguiel hijo de Ocrán. 27 Y al frente del ejército de la tribu de los hijos de Neftalí estaba Ajira hijo de Enán.

28 Este es el orden en que partieron los hijos de Israel, según sus ejércitos. Así se pusieron en marcha.

Moisés invita a Hobab a guiarlos


29 Entonces Moisés dijo a Hobab hijo de Reuel el madianita, su suegro:

-Nosotros partimos hacia el lugar del cual Jehovah ha dicho: "Yo os lo daré." Ven con nosotros, y te haremos bien; porque Jehovah ha prometido el bien para Israel.

30 Pero él respondió:

-No iré, sino que me iré a mi tierra y a mi parentela.

31 Y Moisés le dijo:

-Por favor, no nos abandones, ya que tú conoces el lugar donde debemos acampar en el desierto y nos servirás de ojos. 32 Y será que, si vienes con nosotros, cuando logremos el bien que Jehovah nos ha de hacer, nosotros haremos el bien contigo.

El arca del pacto a la vanguardia


33 Así partieron del monte de Jehovah para tres días de camino. El arca del pacto de Jehovah iba delante de ellos durante los tres días de camino, buscando para ellos un lugar donde descansar. 34 La nube de Jehovah estaba sobre ellos de día, cuando partían del campamento. 35 Cuando el arca partía, Moisés decía:

"¡Levántate, oh Jehovah,

y sean dispersados tus enemigos!

¡Huyan de tu presencia los que te aborrecen!"


36 Y cuando se asentaba, decía:


"¡Vuelve, oh Jehovah, a las miríadas

de millares de Israel!"


Jehovah envía fuego consumidor


11 Aconteció que el pueblo se quejó amargamente a oídos de Jehovah. Lo oyó Jehovah, y se encendió su furor; y un fuego de Jehovah ardió contra ellos y consumió un extremo del campamento. 2 Entonces el pueblo clamó a Moisés, y Moisés oró a Jehovah; y el fuego se extinguió. 3 Y llamó a aquel lugar Tabera, porque el fuego de Jehovah ardió contra ellos.

Jehovah promete carne para 600.000


4 Entonces el populacho que había entre ellos se dejó llevar por la gula. Y también los hijos de Israel volvieron a llorar diciendo:

-¡Quién nos diera de comer carne! 5 Nos acordamos del pescado que comíamos gratis en Egipto, de los pepinos, los melones, los puerros, las cebollas y los ajos. 6 Pero ahora nuestro apetito se reseca, ya que no hay ante nuestros ojos más que el maná.

7 El maná era como la semilla del cilantro, y su aspecto era como el de la resina. 8 El pueblo se dispersaba para recogerlo, y lo molían en molinos de piedra o lo trituraban en morteros. Lo cocinaban en ollas y hacían de ello tortas que tenían sabor de tortas cocidas con aceite. 9 Cuando el rocío descendía de noche sobre el campamento, el maná descendía sobre él.

10 Moisés oyó al pueblo que lloraba, de familia en familia, cada una a la entrada de su tienda, y el furor de Jehovah se encendió en gran manera. También a Moisés le pareció mal, 11 y Moisés dijo a Jehovah:

-¿Por qué has hecho mal a tu siervo? ¿Por qué no he hallado gracia ante tus ojos, para que hayas puesto la carga de todo este pueblo sobre mí? 12 ¿Acaso concebí yo a todo este pueblo? ¿Acaso yo lo engendré, para que me digas: "Como una nodriza lleva a un bebé, llévalo en tu seno a la tierra que juré dar a sus padres"? 13 ¿De dónde he de sacar yo carne para dar de comer a todo este pueblo, que llora ante mí diciendo: "Danos carne para que comamos"? 14 Yo solo no puedo llevar a todo este pueblo, porque es demasiado pesado para mí. 15 Si así vas a hacer tú conmigo, por favor concédeme la muerte, si he hallado gracia ante tus ojos, para que yo no vea mi desgracia.

16 Entonces Jehovah dijo a Moisés:

-Reúneme a setenta hombres de los ancianos de Israel, a quienes tú conozcas como ancianos y oficiales del pueblo. Tráelos al tabernáculo de reunión, y que se presenten allí contigo. 17 Yo descenderé y hablaré allí contigo, tomaré del Espíritu que está en ti y lo pondré en ellos. Luego ellos llevarán contigo la carga del pueblo, y ya no la llevarás tú solo. 18 Y al pueblo dirás: "Santificaos para mañana, y comeréis carne. Pues habéis llorado a oídos de Jehovah diciendo: ’¡Quién nos diera de comer carne! Porque nos iba mejor en Egipto.’ Jehovah, pues, os dará carne, y comeréis. 19 No comeréis un día, ni dos días, ni cinco días, ni diez días, ni veinte días, 20 sino hasta un mes; hasta que os salga por las narices, y tengáis náuseas. Por cuanto habéis menospreciado a Jehovah, que está en medio de vosotros, y habéis llorado delante de él diciendo: ’¿Por qué salimos de Egipto?’ "

21 Entonces dijo Moisés:

-Yo estoy en medio de un pueblo de 600.000 hombres de infantería, y tú dices: "Les daré carne, y comerán todo un mes." 22 ¿Se habrían de degollar para ellos las ovejas y las vacas para que les fuese suficiente? ¿Se habrían de juntar para ellos todos los peces del mar para que les fuesen suficientes?

23 Entonces Jehovah respondió a Moisés:

-¿Acaso se ha acortado la mano de Jehovah? ¡Ahora verás si se cumple para ti mi palabra, o no!

Eldad y Medad profetizan


24 Entonces Moisés salió y dijo al pueblo las palabras de Jehovah. Reunió a setenta hombres de los ancianos del pueblo y los hizo estar de pie alrededor del tabernáculo. 25 Entonces Jehovah descendió en la nube y le habló. Tomó del Espíritu que estaba sobre él y lo puso sobre los setenta ancianos. Y sucedió que cuando el Espíritu posó sobre ellos, profetizaron; pero no continuaron haciéndolo.

26 Pero en el campamento habían quedado dos hombres: uno se llamaba Eldad, y el otro Medad. Sobre ellos también se posó el Espíritu. Ellos estaban entre los que habían sido inscritos pero que no habían ido al tabernáculo, y comenzaron a profetizar en el campamento. 27 Entonces un joven corrió e informó a Moisés diciendo:

-¡Eldad y Medad profetizan en el campamento!

28 Luego intervino Josué hijo de Nun, quien era ayudante de Moisés, desde su juventud, y dijo:

-¡Señor mío, Moisés, impídeselo!

29 Moisés le respondió:

-¿Tienes tú celos por mí? ¡Ojalá que todos fuesen profetas en el pueblo de Jehovah, y que Jehovah pusiese su Espíritu sobre ellos!

Jehovah envía carne y castigo


30 Moisés volvió al campamento junto con los ancianos de Israel. 31 Entonces de parte de Jehovah salió un viento que trajo codornices desde el mar y las dejó caer junto al campamento, hasta la distancia de un día de camino de este lado y un día de camino del otro lado, hasta la altura de dos codos sobre el suelo. 32 Entonces el pueblo permaneció levantado todo aquel día y toda la noche, y todo el día siguiente, recogiendo las codornices. El que menos, recogió diez montones; y las tendieron para sí alrededor del campamento.

33 Aún estaba la carne entre sus dientes, antes que la comenzasen a masticar, cuando se encendió el furor de Jehovah contra el pueblo, y Jehovah golpeó al pueblo con una gran plaga. 34 Y llamó el nombre de aquel lugar Quibrot-hataavah, porque allí sepultaron al pueblo glotón.

35 De Quibrot-hataavah el pueblo se puso en marcha hacia Hazerot, y permanecieron en Hazerot.


María es castigada con lepra


12 María y Aarón hablaron contra Moisés a causa de la mujer cusita que había tomado, porque él había tomado por mujer a una cusita. 2 Ellos dijeron:

-¿Acaso sólo por medio de Moisés ha hablado Jehovah? ¿No ha hablado también por medio de nosotros?

Y lo oyó Jehovah. 3 Moisés era un hombre muy manso, más manso que todos los hombres que había sobre la faz de la tierra. 4 Repentinamente Jehovah dijo a Moisés, a Aarón y a María:

-Id vosotros tres al tabernáculo de reunión.

Y fueron los tres. 5 Entonces Jehovah descendió en una columna de nube, se detuvo a la entrada del tabernáculo y llamó a Aarón y a María. Ellos dos se acercaron, 6 y él les dijo:

-Oíd mis palabras: Si tuvieseis un profeta de Jehovah, yo me manifestaría a él en visión o hablaría con él en sueños. 7 No es así con mi siervo Moisés, quien es fiel en toda mi casa. 8 Cara a cara hablo con él, en persona, y no por enigmas. Y él contempla la apariencia de Jehovah. ¿Por qué, pues, no tuvisteis temor de hablar contra mi siervo, contra Moisés?

9 Entonces el furor de Jehovah se encendió contra ellos. Y se fue. 10 Cuando la nube se apartó de encima del tabernáculo, he aquí que María quedó leprosa, blanca como la nieve. Aarón se volvió hacia María, y he aquí que estaba leprosa. 11 Entonces Aarón dijo a Moisés:

-¡Ay, señor mío! Por favor, no pongas sobre nosotros el pecado, porque locamente hemos actuado y hemos pecado. 12 Por favor, no sea ella como el que sale muerto del vientre de su madre, con la mitad de su carne consumida.

13 Entonces Moisés clamó a Jehovah diciendo:

-¡Oh Dios, sánala, por favor!

14 Jehovah respondió a Moisés:

-Si su padre le hubiera escupido en su cara, ¿no quedaría avergonzada durante siete días? Que sea recluida fuera del campamento durante siete días, y después será readmitida.

15 Así María fue recluida fuera del campamento durante siete días. El pueblo no se puso en marcha hasta que María fuera readmitida. 16 Después partió el pueblo de Hazerot y acampó en el desierto de Parán.


Moisés envía espías a Canaán


13 Entonces Jehovah habló a Moisés diciendo: 2 "Envía hombres para que exploren la tierra de Canaán, la cual yo doy a los hijos de Israel. Enviaréis un hombre de cada tribu de sus padres; cada uno de ellos debe ser un dirigente entre ellos."

3 Moisés los envió desde el desierto de Parán, de acuerdo con el mandato de Jehovah. Todos aquellos hombres eran jefes de los hijos de Israel. 4 Sus nombres son los siguientes:

de la tribu de Rubén, Samúa hijo de Zacur;

5 de la tribu de Simeón, Safat hijo de Hori;

6 de la tribu de Judá, Caleb hijo de Jefone;

7 de la tribu de Isacar, Igal hijo de José;

8 de la tribu de Efraín, Oseas hijo de Nun;

9 de la tribu de Benjamín, Palti hijo de Rafú;

10 de la tribu de Zabulón, Gadiel hijo de Sodi;

11 de la tribu de José, es decir, de la tribu de Manasés, Gadi hijo de Susi;

12 de la tribu de Dan, Amiel hijo de Gemali;

13 de la tribu de Aser, Setur hijo de Micael;

14 de la tribu de Neftalí, Najbi hijo de Vapsi;

15 de la tribu de Gad, Geuel hijo de Maqui.

16 Estos son los nombres de los hombres que Moisés envió para explorar la tierra. A Oseas hijo de Nun Moisés le puso por nombre Josué. 17 Los envió Moisés a explorar la tierra de Canaán y les dijo: "Subid de aquí al Néguev, y de allí subid a la región montañosa. 18 Observad qué tal es la tierra, y el pueblo que la habita, si es fuerte o débil, si es poco o numeroso. 19 Observad qué tal es la tierra habitada, si es buena o mala; cómo son las ciudades habitadas, si son sólo campamentos o fortificaciones; 20 cómo es la tierra, si es fértil o árida; si hay en ella árboles o no. Esforzaos y tomad muestras del fruto del país."

Era el tiempo de las primeras uvas. 21 Ellos fueron y exploraron la tierra desde el desierto de Zin hasta Rejob, hacia Lebo-hamat. 22 Fueron por el Néguev y llegaron a Hebrón. Allí habitaban Ajimán, Sesai y Talmai, descendientes de Anac. (Hebrón fue edificada siete años antes que Tanis en Egipto.) 23 Después llegaron al arroyo de Escol. Allí cortaron una rama con un racimo de uvas, la cual llevaron entre dos en un palo. También tomaron granadas e higos. 24 A aquel lugar llamaron arroyo de Escol, por el racimo que los hijos de Israel cortaron allí.

25 Al cabo de 40 días volvieron de explorar la tierra.

Informe desalentador de los espías


26 Entonces fueron y se presentaron a Moisés, a Aarón y a toda la congregación de los hijos de Israel, en el desierto de Parán, en Cades, y dieron informes a ellos y a toda la congregación. También les mostraron el fruto de la tierra. 27 Y le contaron diciendo:

-Nosotros llegamos a la tierra a la cual nos enviaste, la cual ciertamente fluye leche y miel. Este es el fruto de ella. 28 Sólo que el pueblo que habita aquella tierra es fuerte. Sus ciudades están fortificadas y son muy grandes. También vimos allí a los descendientes de Anac. 29 Amalec habita en la tierra del Néguev; y en la región montañosa están los heteos, los jebuseos y los amorreos. Los cananeos habitan junto al mar y en la ribera del Jordán.

30 Entonces Caleb hizo callar al pueblo delante de Moisés, y dijo:

-¡Ciertamente subamos y tomémosla en posesión, pues nosotros podremos más que ellos!

31 Pero los hombres que fueron con él dijeron:

-No podremos subir contra aquel pueblo, porque es más fuerte que nosotros.

32 Y comenzaron a desacreditar la tierra que habían explorado, diciendo ante los hijos de Israel:

-La tierra que fuimos a explorar es tierra que traga a sus habitantes. Todo el pueblo que vimos en ella son hombres de gran estatura. 33 También vimos allí gigantes, hijos de Anac, raza de gigantes. Nosotros, a nuestros propios ojos, parecíamos langostas; y así parecíamos a sus ojos.


El pueblo se rebela contra Jehovah


14 Entonces toda la congregación gritó y dio voces; el pueblo lloró aquella noche. 2 Todos los hijos de Israel se quejaron contra Moisés y Aarón; toda la congregación les dijo:

-¡Ojalá hubiésemos muerto en la tierra de Egipto! ¡Ojalá hubiésemos muerto en este desierto! 3 ¿Por qué nos trae Jehovah a esta tierra para caer a espada? ¿Para que nuestras mujeres y nuestros pequeños sean una presa? ¿No nos sería mejor volver a Egipto?

4 Y se decían unos a otros:

-¡Nombremos un jefe y volvámonos a Egipto!

5 Moisés y Aarón se postraron sobre sus rostros delante de toda la asamblea de la congregación de los hijos de Israel. 6 Entonces Josué hijo de Nun y Caleb hijo de Jefone, que estaban entre los que habían ido a explorar la tierra, rompieron sus vestiduras 7 y hablaron a toda la congregación de los hijos de Israel, diciendo:

-La tierra por donde pasamos para explorarla es buena en gran manera. 8 Si Jehovah se agrada de nosotros, nos introducirá en esa tierra. El nos entregará la tierra que fluye leche y miel. 9 Sólo que no os rebeléis contra Jehovah, ni temáis al pueblo de esa tierra, porque serán para nosotros pan comido. Su protección se ha apartado de ellos, mientras que con nosotros está Jehovah. ¡No los temáis!

10 Entonces toda la congregación habló de apedrearlos. Pero la gloria de Jehovah se dejó ver en el tabernáculo de reunión ante todos los hijos de Israel.

Moisés intercede por su pueblo


11 Entonces Jehovah dijo a Moisés:

-¿Hasta cuándo me ha de menospreciar este pueblo? ¿Hasta cuándo no me ha de creer, a pesar de todas las señales que he hecho en medio de ellos? 12 Yo lo heriré con peste y lo desalojaré, y haré de ti una nación más grande y más fuerte que ellos.

13 Pero Moisés respondió a Jehovah:

-Luego lo oirán los egipcios, porque de en medio de ellos sacaste a este pueblo con tu poder. 14 Y lo contarán a los habitantes de esta tierra, los cuales han oído que tú, oh Jehovah, estás en medio de este pueblo; que te dejas ver cara a cara, oh Jehovah, y que tu nube está sobre ellos. Han oído que tú vas delante de ellos, de día en una columna de nube, y de noche en una columna de fuego. 15 Pero si tú haces morir a este pueblo como a un solo hombre, entonces las naciones que han oído de tu fama dirán: 16 "Porque Jehovah no fue capaz de introducir a ese pueblo en la tierra que les prometió con juramento, por eso los mató en el desierto." 17 Ahora pues, sea engrandecido el poder del Señor, de acuerdo con lo que has hablado diciendo: 18 "Jehovah es lento para la ira y grande en misericordia. El perdona la iniquidad y la rebelión, pero de ninguna manera dará por inocente al culpable. Castiga la maldad de los padres sobre los hijos, sobre la tercera y sobre la cuarta generación." 19 Perdona, pues, la iniquidad de este pueblo según la grandeza de tu misericordia, como lo has perdonado desde Egipto hasta aquí.

20 Entonces Jehovah dijo:

-Yo lo he perdonado, conforme a tu palabra. 21 Sin embargo, vivo yo, y la gloria de Jehovah llena toda la tierra, 22 que de los que vieron mi gloria y las señales que hice en Egipto y en el desierto, y que me han puesto a prueba ya diez veces y no han escuchado mi voz, ninguno 23 verá la tierra que prometí con juramento a sus padres. Ninguno de los que me han menospreciado la verá. 24 Pero a mi siervo Caleb, por cuanto ha demostrado un espíritu diferente y me ha seguido con integridad, yo lo introduciré en la tierra a la que él fue, y su descendencia la tendrá en posesión. 25 Ahora bien, puesto que los amalequitas y los cananeos habitan en el valle, volveos mañana y marchaos al desierto, rumbo al mar Rojo.

Castigo del pueblo y de los espías


26 Entonces Jehovah habló a Moisés y a Aarón diciendo:

27 -¿Hasta cuándo he de soportar a esta perversa congregación que se queja contra mí? ¡Yo he oído las quejas que los hijos de Israel hacen contra mí! 28 Diles: "¡Vivo yo, dice Jehovah, si no hago con vosotros conforme a lo que habéis hablado a mis oídos! 29 En este desierto caerán vuestros cadáveres, todos los que fuisteis contados en vuestro censo, de 20 años para arriba, y que habéis murmurado contra mí. 30 A la verdad, no sois vosotros los que entraréis en la tierra por la cual alcé mi mano jurando que os haría habitar en ella, con la excepción de Caleb hijo de Jefone y de Josué hijo de Nun. 31 Pero a vuestros pequeños, de quienes dijisteis que serían una presa, a ellos yo los introduciré, y ellos conocerán la tierra que vosotros habéis despreciado. 32 En cuanto a vosotros, vuestros cadáveres caerán en este desierto. 33 Vuestros hijos andarán errantes en el desierto durante 40 años. Ellos llevarán la paga de vuestras infidelidades hasta que vuestros cadáveres sean consumidos en el desierto. 34 Conforme al número de los 40 días en que explorasteis la tierra, cargaréis con vuestras iniquidades durante 40 años: un año por cada día. Así conoceréis mi disgusto." 35 Yo, Jehovah, he hablado; ciertamente esto haré a toda esta perversa congregación que se ha reunido contra mí. En este desierto serán consumidos, y aquí morirán.

36 Los hombres que Moisés envió a explorar la tierra y que de regreso hicieron murmurar contra él a toda la asamblea, desacreditando aquella tierra, 37 esos hombres que habían desacreditado la tierra murieron delante de Jehovah, a causa de la plaga. 38 Pero Josué hijo de Nun y Caleb hijo de Jefone quedaron con vida entre aquellos hombres que habían ido a explorar la tierra.

Derrota de Israel en Horma


39 Moisés dijo estas cosas a todos los hijos de Israel, y el pueblo se afligió mucho. 40 Después se levantaron muy de mañana para subir a la cumbre del monte, diciendo:

-Henos aquí, vamos a subir al lugar del cual ha hablado Jehovah, porque hemos pecado.

41 Pero Moisés dijo:

-¿Por qué traspasáis el mandato de Jehovah? Esto no os saldrá bien. 42 No subáis, porque Jehovah no está entre vosotros. No seáis derrotados delante de vuestros enemigos. 43 Pues los amalequitas y los cananeos están allí ante vosotros, y caeréis a espada. Porque habéis dejado de seguir a Jehovah, por eso Jehovah no estará con vosotros.

44 Sin embargo, se atrevieron a subir a la cumbre del monte, aunque ni el arca del pacto de Jehovah ni Moisés se movieron de en medio del campamento. 45 Entonces descendieron los amalequitas y los cananeos que habitaban en aquella región montañosa, y los hirieron y los destrozaron hasta llegar a Horma.


Ofrendas vegetales y libaciones


15 Jehovah habló a Moisés diciendo: 2 "Habla a los hijos de Israel y diles: ’Cuando hayáis entrado en la tierra que vais a habitar y que yo os doy, 3 presentaréis una ofrenda quemada del ganado vacuno o del ganado ovino, como grato olor a Jehovah, en holocausto o sacrificio por un voto especial, o como sacrificio voluntario, o por vuestras festividades. 4 Entonces el que presente su ofrenda a Jehovah traerá como ofrenda vegetal la décima parte de un efa de harina fina amasada con la cuarta parte de un hin de aceite. 5 Y para la libación presentarás sobre el holocausto o el sacrificio la cuarta parte de un hin de vino por cada cordero.

6 " ’Por cada carnero presentarás una ofrenda vegetal de dos décimas de efa de harina fina amasada con la tercera parte de un hin de aceite. 7 Y para la libación ofrecerás la tercera parte de un hin de vino, como grato olor a Jehovah.

8 " ’Cuando ofrezcas un novillo en holocausto o sacrificio, tanto al cumplir un voto especial o como sacrificio de paz a Jehovah, 9 ofrecerás con el novillo una ofrenda vegetal de tres décimas de efa de harina fina amasada con la mitad de un hin de aceite. 10 Y para la libación ofrecerás la mitad de un hin de vino, como ofrenda quemada de grato olor a Jehovah. 11 Así se presentará por cada toro, por cada carnero o por cada cordero y por los cabritos. 12 Conforme al número que presentaréis, así presentaréis por cada uno de ellos, según su número.

13 " ’Todo natural hará estas cosas así, al presentar una ofrenda quemada como grato olor a Jehovah. 14 Y si con vosotros reside algún extranjero o alguno que se encuentre entre vosotros a través de vuestras generaciones, y hace una ofrenda quemada como grato olor a Jehovah, él lo hará así como vosotros lo hagáis. 15 Un mismo estatuto tendréis los de la asamblea y el extranjero que resida con vosotros. Este es un estatuto perpetuo a través de vuestras generaciones. Como vosotros, así será el extranjero delante de Jehovah. 16 Una misma ley y una misma norma tendréis vosotros y el extranjero que resida con vosotros.’ "

Acerca de las ofrendas alzadas


17 Jehovah habló a Moisés diciendo: 18 "Habla a los hijos de Israel y diles: ’Cuando hayáis entrado en la tierra a la cual yo os llevo, 19 sucederá que cuando comáis del pan de la tierra, presentaréis una ofrenda alzada a Jehovah. 20 De lo primero que amaséis presentaréis una torta como ofrenda alzada de la era; así la presentaréis alzada. 21 De lo primero que amaséis daréis a Jehovah una ofrenda alzada, a través de vuestras generaciones.

Expiación del pecado por inadvertencia


22 " ’Cuando pequéis por inadvertencia y no cumpláis todos estos mandamientos que Jehovah ha dado a Moisés 23 (todas las cosas que Jehovah os ha mandado por medio de Moisés, a partir del día en que Jehovah lo mandó para vuestras generaciones en adelante), 24 si el pecado fue cometido sin que la congregación se diera cuenta de ello, es decir, por inadvertencia, toda la congregación ofrecerá un novillo en holocausto como grato olor a Jehovah, con su ofrenda vegetal y su libación, conforme a lo establecido, y un macho cabrío como sacrificio por el pecado. 25 El sacerdote hará expiación por toda la congregación de los hijos de Israel; y les será perdonado, porque fue por inadvertencia. Ellos traerán delante de Jehovah, por su inadvertencia, su ofrenda a Jehovah: la ofrenda quemada a Jehovah y su sacrificio por el pecado. 26 Así le será perdonado a toda la congregación de los hijos de Israel y al extranjero que resida entre ellos, porque se trata de la inadvertencia de todo el pueblo.

27 " ’Si un individuo peca por inadvertencia, ofrecerá una cabra de un año como sacrificio por el pecado. 28 El sacerdote hará expiación delante de Jehovah por la persona que haya errado por su pecado, haciendo expiación por ella; y le será perdonado. 29 Tanto el natural de entre los hijos de Israel como el extranjero que resida entre ellos tendrán una misma ley respecto al que cometa pecado por inadvertencia.

30 " ’Pero si alguien comete pecado con altivez, sea natural o extranjero, a Jehovah injuria. Tal persona será excluida de entre su pueblo, 31 porque tuvo en poco la palabra de Jehovah y quebrantó su mandamiento. Tal persona será excluida por completo; su iniquidad estará sobre ella.’ "

Juicio de un violador del sábado


32 Estando los hijos de Israel en el desierto, hallaron a un hombre que recogía leña en día de sábado. 33 Los que lo encontraron recogiendo leña lo llevaron ante Moisés, Aarón y toda la congregación, 34 y lo pusieron bajo guardia, porque no había sido declarado qué se había de hacer con él.

35 Entonces Jehovah dijo a Moisés: "Aquel hombre morirá irremisiblemente; que toda la congregación lo apedree fuera del campamento."

36 Entonces toda la congregación lo sacó fuera del campamento, y lo apedrearon. Y murió, como Jehovah había mandado a Moisés.

Flecos memoriales en la vestimenta


37 Jehovah habló a Moisés diciendo: 38 "Habla a los hijos de Israel y diles que a través de sus generaciones se hagan flecos en los bordes de sus vestiduras y que pongan un cordón azul en cada fleco del borde. 39 Los flecos servirán para que al verlos os acordéis de todos los mandamientos de Jehovah, a fin de ponerlos por obra, y para que no vayáis en pos de vuestro propio corazón y de vuestros propios ojos, tras los cuales os habéis prostituido. 40 Será para que os acordéis y cumpláis todos mis mandamientos, a fin de que seáis santos para vuestro Dios. 41 Yo, Jehovah, vuestro Dios, que os saqué de la tierra de Egipto para ser vuestro Dios. Yo, Jehovah, vuestro Dios."


Rebelión de Coré y su grupo


16 Coré hijo de Izjar, hijo de Cohat, hijo de Leví; Datán y Abiram, hijos de Eliab, y On hijo de Pelet, hijos de Rubén, tomaron gente 2 y se levantaron contra Moisés, junto con 250 hombres de los hijos de Israel, dirigentes de la congregación, nombrados de la asamblea y hombres de renombre. 3 Ellos se juntaron contra Moisés y contra Aarón, y les dijeron:

-¡Basta ya de vosotros! Porque toda la congregación, todos ellos son santos, y Jehovah está en medio de ellos. ¿Por qué, pues, os enaltecéis vosotros sobre la asamblea de Jehovah?

4 Cuando Moisés lo oyó, se postró sobre su rostro, 5 y habló a Coré y a todo su grupo, diciendo:

-Jehovah dará a conocer mañana por la mañana a los que son suyos. A quien sea santo lo hará que se acerque a él, y a quien escoja lo hará que se acerque a él. 6 Haced esto, Coré y todo tu grupo: Tomad incensarios. 7 Mañana poned fuego en ellos, y poned en ellos incienso delante de Jehovah. El hombre a quien Jehovah escoja, aquél será santo. ¡Basta ya de vosotros, oh hijos de Leví!

8 Moisés también dijo a Coré:

-Escuchad, por favor, hijos de Leví: 9 ¿Os parece poca cosa que el Dios de Israel os haya apartado de la congregación de Israel y os haya acercado a sí mismo para realizar el servicio del tabernáculo de Jehovah y para estar delante de la congregación a fin de servirles? 10 El te ha traído a su lado, y contigo a todos tus hermanos, los hijos de Leví. ¿Y procuráis también el sacerdocio? 11 Por tanto, contra Jehovah os habéis juntado tú y todo tu grupo, pues ¿quién es Aarón, para que murmuréis contra él?

12 Entonces Moisés mandó llamar a Datán y a Abiram, hijos de Eliab, pero ellos respondieron:

-¡No iremos! 13 ¿Te parece poca cosa que nos hayas hecho venir de una tierra que fluye leche y miel a fin de hacernos morir en el desierto, para que también insistas en enseñorearte sobre nosotros? 14 Tampoco nos has traído a una tierra que fluye leche y miel, ni nos has dado heredades de campos y viñas. ¿Vas a sacar los ojos a estos hombres? ¡No iremos!

15 Entonces Moisés se enojó muchísimo y dijo a Jehovah:

-¡No aceptes su ofrenda! Ni siquiera un asno he tomado de ellos, ni a ninguno de ellos he hecho daño.

16 Después Moisés dijo a Coré:

-Presentaos mañana tú y todo tu grupo delante de Jehovah; tú, ellos y Aarón. 17 Tomad cada uno su incensario y poned en ellos incienso. Y acercaos delante de Jehovah, cada uno con su incensario, 250 incensarios; también tú y Aarón, cada uno con su incensario.

18 Tomaron cada uno su incensario, pusieron en ellos fuego, echaron en ellos incienso, y se pusieron de pie con Moisés y Aarón a la entrada del tabernáculo de reunión. 19 Coré ya había reunido contra ellos a toda la congregación a la entrada del tabernáculo de reunión. Entonces la gloria de Jehovah apareció a toda la congregación. 20 Y Jehovah habló a Moisés y a Aarón diciendo:

21 -Apartaos de en medio de esta congregación, pues voy a consumirlos en un instante.

22 Ellos se postraron sobre sus rostros y dijeron:

-Oh Dios, Dios de los espíritus de todo ser humano: Cuando un solo hombre peca, ¿te has de enfurecer contra toda la congregación?

23 Entonces Jehovah habló a Moisés y le dijo:

24 -Habla a la congregación diciendo: "Apartaos de los alrededores de las moradas de Coré, Datán y Abiram."

Castigo de Coré y su grupo


25 Moisés se levantó y fue a donde estaban Datán y Abiram. Y los ancianos de Israel fueron tras él. 26 Luego habló a la congregación diciendo:

-¡Apartaos, por favor, de las tiendas de estos hombres impíos! No toquéis ninguna cosa suya, no sea que perezcáis con todos sus pecados.

27 Se apartaron, pues, de alrededor de las moradas de Coré, Datán y Abiram. Entonces Datán y Abiram salieron y se pusieron de pie a la entrada de sus tiendas, junto con sus mujeres, sus hijos y sus niños pequeños. 28 Y Moisés dijo:

-En esto conoceréis que Jehovah me ha enviado para que haga todas estas cosas, y que no las hice por mi propia voluntad: 29 Si éstos mueren como mueren todos los hombres, o si les acontece sólo la misma suerte de todos los hombres, entonces Jehovah no me ha enviado. 30 Pero si Jehovah hace algo nuevo y la tierra abre su boca y se los traga, junto con todo lo que les pertenece, y descienden vivos al Seol, entonces conoceréis que estos hombres han menospreciado a Jehovah.

31 Aconteció que al acabar él de hablar todas estas palabras, se rompió la tierra que estaba debajo de ellos. 32 La tierra abrió su boca y se los tragó a ellos, a sus familias y a todos los hombres que eran de Coré, junto con todos sus bienes. 33 Ellos con todo lo que tenían descendieron vivos al Seol. La tierra los cubrió, y perecieron en medio de la asamblea. 34 Y todo Israel, los que estaban a su alrededor, huyeron al grito de ellos, porque decían: "¡No sea que la tierra nos trague a nosotros también!" 35 Después salió fuego de parte de Jehovah y consumió a los 250 hombres que ofrecían el incienso.

Los incensarios de Coré como memorial


36 Entonces Jehovah habló a Moisés diciendo: 37 "Di a Eleazar, hijo del sacerdote Aarón, que tome los incensarios de en medio del incendio y que esparza las brasas a distancia; porque están santificados. 38 En lo que respecta a los incensarios de estos que pecaron a costa de sus vidas, de ellos se harán láminas para cubrir el altar. Por cuanto han sido presentados delante de Jehovah, están santificados; y servirán de advertencia a los hijos de Israel."

39 Entonces el sacerdote Eleazar tomó los incensarios de bronce que habían presentado los que fueron quemados. Y los hicieron láminas para cubrir el altar, 40 como memorial para los hijos de Israel, de que ningún extraño, que no sea de la descendencia de Aarón, ha de acercarse para ofrecer incienso delante de Jehovah. No les suceda como a Coré y a su grupo, conforme a lo que había dicho Jehovah por medio de Moisés.

Mortandad en la congregación


41 Al día siguiente toda la congregación de los hijos de Israel murmuró contra Moisés y Aarón, diciendo:

-¡Vosotros habéis matado al pueblo de Jehovah!

42 Y aconteció que cuando se juntó la congregación contra Moisés y contra Aarón, miraron hacia el tabernáculo de reunión, y he aquí que la nube lo había cubierto, y se manifestó la gloria de Jehovah. 43 Entonces Moisés y Aarón fueron al frente del tabernáculo de reunión, 44 y Jehovah habló a Moisés diciendo:

45 -¡Apartaos de en medio de esta congregación, porque voy a consumirlos en un momento!

Ellos se postraron sobre sus rostros, 46 y Moisés dijo a Aarón:

-Toma el incensario, pon fuego del altar en él y pon incienso en él; vé rápidamente hacia la congregación y haz expiación por ellos. Porque se ha encendido la ira de Jehovah, y la mortandad ha comenzado.

47 Entonces Aarón tomó el incensario, como le había dicho Moisés, y corrió al medio de la asamblea. Y he aquí que la mortandad ya había comenzado entre el pueblo. El puso incienso e hizo expiación por el pueblo, 48 y se puso de pie entre los muertos y los vivos. Así cesó la mortandad. 49 Los que murieron a causa de la mortandad fueron 14.700, además de los que murieron por causa de Coré. 50 Después, cuando la mortandad había sido detenida, Aarón volvió a donde estaba Moisés, a la entrada del tabernáculo de reunión.


Señal de la vara de Aarón


17 1 Entonces Jehovah habló a Moisés diciendo: 2 "Habla a los hijos de Israel y toma doce varas, una vara por cada casa paterna, de todos sus dirigentes de casas paternas. Escribe el nombre de cada uno en su vara, 3 y en la vara que corresponde a Leví escribe el nombre de Aarón; pues habrá una vara para cada jefe de su casa paterna. 4 Pondrás estas varas en el tabernáculo de reunión, delante del testimonio, donde yo me encontraré con vosotros. 5 Y sucederá que florecerá la vara del hombre que yo escoja. Así quitaré de sobre mí las quejas de los hijos de Israel con que murmuran contra vosotros."

6 Moisés habló a los hijos de Israel, y todos sus dirigentes le dieron varas, una vara por cada dirigente de cada casa paterna, doce varas en total. Y la vara de Aarón estaba entre sus varas. 7 Luego Moisés puso las varas delante de Jehovah en el tabernáculo de reunión.

8 Y sucedió que al día siguiente Moisés entró en el tabernáculo de reunión y vio que la vara de Aarón, de la casa de Leví, había brotado, echado botones, dado flores y producido almendras maduras. 9 Entonces Moisés llevó de delante de Jehovah todas las varas a los hijos de Israel. Ellos las vieron y tomaron cada uno su vara.

10 Entonces Jehovah dijo a Moisés: "Vuelve a poner la vara de Aarón delante del testimonio, para que sea guardada como señal para los rebeldes. Así harás cesar sus quejas contra mí, para que ellos no mueran."

11 Moisés hizo como le mandó Jehovah; así lo hizo. 12 Entonces los hijos de Israel hablaron a Moisés diciendo: "¡He aquí que perecemos! ¡Estamos perdidos! ¡Todos nosotros estamos perdidos! 13 Cualquiera que se acerque al tabernáculo de Jehovah, morirá. ¿Acabaremos pereciendo todos?"


Deberes de sacerdotes y levitas


18 Jehovah dijo a Aarón: "Tú, tus hijos y tu casa paterna contigo cargaréis con las ofensas contra el santuario. Y tú y tus hijos contigo cargaréis con las ofensas contra vuestro sacerdocio. 2 Haz también que se acerquen a ti tus hermanos, la tribu de Leví, la tribu de tu padre. Ellos te acompañarán y te servirán, mientras tú y tus hijos contigo serviréis delante del tabernáculo del testimonio. 3 Ellos cumplirán lo que tú ordenes y lo que ha sido ordenado con respecto a todo el tabernáculo, pero no se acercarán a los utensilios del santuario ni al altar, para que no mueran ellos y vosotros. 4 Ellos te acompañarán y tendrán el cuidado del tabernáculo de reunión en todo el servicio del tabernáculo. Ningún extraño se ha de acercar a vosotros.

5 "Vosotros tendréis el cuidado del santuario y el cuidado del altar, para que no haya más ira contra los hijos de Israel. 6 He aquí, yo he tomado a vuestros hermanos, los levitas, de entre los hijos de Israel, y os los he dado como un donativo; son dados a Jehovah, para llevar a cabo el servicio del tabernáculo de reunión. 7 Pero tú y tus hijos contigo cumpliréis con vuestro sacerdocio en todo asunto relacionado con el altar, y serviréis del velo adentro. Yo os entrego vuestro sacerdocio como servicio y obsequio, pero el extraño que se acerque será muerto."

Remuneración de los sacerdotes


8 Jehovah dijo además a Aarón: "He aquí, yo te he dado el cuidado de mis ofrendas alzadas. Todas las cosas que los hijos de Israel consagran te las he dado a ti como porción, y a tus hijos como provisión perpetua.

9 "Esto te corresponderá de las cosas más sagradas reservadas del fuego. Toda ofrenda suya: cada ofrenda vegetal, cada sacrificio por el pecado o cada sacrificio por la culpa, que ellos me han de presentar, será cosa muy sagrada para ti y para tus hijos. 10 La comerás como cosa muy sagrada. Todo varón podrá comer de ella; será para ti algo sagrado.

11 "Esto también será para ti: la ofrenda alzada de los donativos y todas las ofrendas mecidas de los hijos de Israel las he dado a ti, a tus hijos y a tus hijas contigo, como provisión perpetua. Todo el que esté puro en tu casa, podrá comer de ellas.

12 "También será para ti lo mejor del aceite nuevo, lo mejor del vino nuevo y del grano, y las primicias que sean presentadas a Jehovah. 13 Las primicias de todos los productos de su tierra, las cuales ellos traerán a Jehovah, serán para ti. Todo el que esté puro en tu casa, podrá comer de ellas.

14 "Todo lo que en Israel es dedicado por completo será para ti.

15 "Todo el que abre la matriz de todo ser, ya sea de hombre o de animal, que se ofrece a Jehovah, será para ti. Pero sin falta rescatarás al primogénito del hombre; también rescatarás el primerizo del animal inmundo. 16 En cuanto al rescate, efectuarás el rescate de ellos al mes de nacidos, mediante el precio de 5 siclos de plata, según el siclo del santuario, el cual tiene 20 geras. 17 Pero no rescatarás el primerizo de la vaca, el primerizo de la oveja o el primerizo de la cabra, pues están consagrados. Rociarás su sangre sobre el altar, y quemarás su sebo como ofrenda quemada de grato olor a Jehovah. 18 Su carne será para ti, así como el pecho de la ofrenda mecida y el muslo derecho serán para ti.

19 "Todas las ofrendas alzadas de las cosas sagradas que los hijos de Israel presenten a Jehovah, las he dado para ti, para tus hijos y para tus hijas contigo, como provisión perpetua. Constituye un perpetuo pacto de sal delante de Jehovah, para ti y para tus descendientes contigo."

20 Jehovah dijo también a Aarón: "No recibirás heredad en su tierra, ni parte entre ellos. Yo soy tu parte y tu heredad en medio de los hijos de Israel."

Remuneración de los levitas


21 "He aquí, he dado a los hijos de Leví todos los diezmos de Israel, como heredad, a cambio del servicio que llevan a cabo en el tabernáculo de reunión. 22 De aquí en adelante, los hijos de Israel no se acercarán al tabernáculo de reunión, para que no carguen con el pecado y mueran. 23 Sólo los levitas llevarán a cabo el servicio del tabernáculo de reunión y cargarán con las ofensas de ellos. Este es un estatuto perpetuo, a través de vuestras generaciones.

"Ellos no poseerán heredad entre los hijos de Israel, 24 porque he dado a los levitas por heredad los diezmos, lo que los hijos de Israel presenten a Jehovah como ofrenda alzada. Por eso les he dicho: ’No recibirán heredad entre los hijos de Israel.’ "

25 Jehovah también habló a Moisés diciendo: 26 "Habla a los levitas y diles: ’Cuando toméis de los hijos de Israel los diezmos que os he dado de ellos como vuestra heredad, vosotros presentaréis, como ofrenda alzada a Jehovah, el diezmo del diezmo. 27 Y vuestra ofrenda alzada será considerada como el grano de la era o como el producto del lagar. 28 Así también vosotros presentaréis a Jehovah una ofrenda alzada de todos vuestros diezmos que hayáis recibido de los hijos de Israel. Daréis de ello la ofrenda alzada de Jehovah al sacerdote Aarón. 29 De todos los obsequios que recibáis, presentaréis cada ofrenda alzada a Jehovah; de todo lo mejor de ellos ofreceréis la porción que ha de ser consagrada.’

30 "Además les dirás: ’Después de haber presentado lo mejor de ellos como ofrenda alzada, el diezmo les será contado a los levitas como el fruto de la era o como el fruto del lagar. 31 Lo podréis comer en cualquier lugar, vosotros y vuestras familias, pues es vuestra remuneración por vuestro trabajo en el tabernáculo de reunión. 32 Y después de que hayáis presentado lo mejor de ello como ofrenda alzada, no cargaréis por ello pecado. Así no profanaréis las cosas consagradas por los hijos de Israel, y no moriréis.’ "


El agua para la impureza


19 Entonces Jehovah habló a Moisés y a Aarón, diciendo que 2 éste es el estatuto de la ley que Jehovah ha mandado diciendo: "Di a los hijos de Israel que te traigan una vaca roja, sin defecto, en la cual no haya mancha y sobre la cual nunca haya sido puesto yugo. 3 La daréis al sacerdote Eleazar, y él la sacará fuera del campamento y la hará degollar en su presencia.

4 "El sacerdote Eleazar tomará con su dedo parte de la sangre, y rociará siete veces hacia la parte frontal del tabernáculo de reunión. 5 Después hará que quemen la vaca en su presencia. Hará quemar su piel, su carne y su sangre junto con su estiércol. 6 Luego el sacerdote tomará madera de cedro, hisopo y lana carmesí, y los echará en el fuego en que arde la vaca.

7 "Luego el sacerdote lavará sus vestiduras y lavará su cuerpo con agua. Después entrará en el campamento, aunque quedará impuro hasta el anochecer. 8 Asimismo, el que quemó la vaca lavará su ropa con agua y lavará su cuerpo con agua, y quedará impuro hasta el anochecer.

9 "Después un hombre que esté puro recogerá las cenizas de la vaca y las pondrá fuera del campamento, en un lugar limpio. Y la congregación de los hijos de Israel las guardará; serán para el agua para la purificación de la impureza. 10 También el que recoja las cenizas de la vaca lavará su ropa, y quedará impuro hasta el anochecer. Esto será un estatuto perpetuo para los hijos de Israel y para el extranjero que resida entre ellos.

11 "El que toque el cadáver de cualquier persona quedará impuro durante siete días. 12 El deberá purificarse con aquella agua en el tercer día y en el séptimo día y quedará puro. Si no se purifica en el tercer día y en el séptimo día, no quedará puro. 13 Todo el que toque un cadáver, el cuerpo de alguien que ha muerto, y que no se purifica, contaminará el tabernáculo de Jehovah. Esa persona será excluida de Israel, por cuanto el agua para la impureza no fue rociada sobre él. Aún queda impuro, y su impureza permanece sobre él.

14 "Estas son las instrucciones para cuando alguno muera en una tienda: Todo el que entre en la tienda, y todo el que se encuentre en ella, quedará impuro durante siete días. 15 Toda vasija abierta que no tenga tapa ajustada será inmunda.

16 "Cualquiera que en campo abierto toque a quien haya sido muerto a espada, o un cadáver, o algún hueso humano, o alguna tumba, quedará impuro durante siete días. 17 Para el que esté impuro, tomarán parte de la ceniza de la vaca quemada por el pecado y sobre ella echarán agua fresca en una vasija. 18 Una persona que esté pura tomará hisopo y lo mojará en el agua. Luego rociará la tienda, todos los utensilios, a las personas presentes, y al que tocó un hueso o a uno que ha sido matado o un cadáver o una tumba. 19 El que esté puro rociará sobre el impuro en el tercero y en el séptimo día. Después de purificarlo en el séptimo día, éste lavará su ropa y lavará su cuerpo con agua; y al anochecer será puro.

20 "El hombre que estando impuro no se purifica, esa persona será excluida de la congregación, porque ha contaminado el santuario de Jehovah. Si no ha sido rociada sobre él el agua para la impureza, queda impuro. 21 Esto será para vosotros un estatuto perpetuo.

"También el que rocíe el agua para la impureza lavará su ropa, y el que toque el agua para la impureza quedará impuro hasta el anochecer. 22 Todo lo que el impuro toque será inmundo. Y la persona que lo toque quedará impura hasta el anochecer."


María muere en Cades


20 Toda la congregación de los hijos de Israel llegó al desierto de Zin, en el mes primero, y el pueblo acampó en Cades. Allí murió María, y allí fue sepultada.

Brota agua de la roca en Meriba


2 Como no había agua para la congregación, se reunieron contra Moisés y Aarón. 3 El pueblo contendía contra Moisés diciendo:

-¡Ojalá nos hubiésemos muerto cuando perecieron nuestros hermanos delante de Jehovah! 4 ¿Por qué has traído la congregación de Jehovah a este desierto, para que muramos aquí nosotros y nuestro ganado? 5 ¿Por qué nos has hecho subir de Egipto para traernos a este lugar tan malo? Este no es un lugar de sembrados, ni de higueras, ni de viñas, ni de granados. ¡Ni siquiera hay agua para beber!

6 Moisés y Aarón se fueron de delante de la congregación hasta la entrada del tabernáculo de reunión, y se postraron sobre sus rostros. Entonces se les apareció la gloria de Jehovah. 7 Y habló Jehovah a Moisés diciendo:

8 -Toma la vara, y tú y Aarón tu hermano reunid a la congregación y hablad a la roca ante los ojos de ellos. Ella dará agua. Sacarás agua de la roca para ellos, y darás de beber a la congregación y a su ganado.

9 Moisés tomó la vara de delante de Jehovah, como él le había mandado. 10 Luego Moisés y Aarón reunieron a la congregación delante de la roca, y él les dijo:

-¡Escuchad, rebeldes! ¿Sacaremos para vosotros agua de esta roca?

11 Entonces Moisés levantó su mano y golpeó la roca con su vara dos veces. Y salió agua abundante, de modo que bebieron la congregación y su ganado. 12 Luego Jehovah dijo a Moisés y a Aarón:

-Por cuanto no creísteis en mí, para tratarme como santo ante los ojos de los hijos de Israel, por eso vosotros no introduciréis esta congregación en la tierra que les he dado.

13 Estas son las Aguas de Meriba, porque allí contendieron los hijos de Israel contra Jehovah, y él manifestó su santidad entre ellos.

Edom niega el paso a Israel


14 Moisés envió mensajeros desde Cades al rey de Edom. Y dijeron:

-Así dice tu hermano Israel: "Tú conoces todas las dificultades que nos han sobrevenido; 15 cómo nuestros padres fueron a Egipto, y habitamos allí mucho tiempo. Los egipcios maltrataron tanto a nosotros como a nuestros padres. 16 Pero cuando clamamos a Jehovah, él escuchó nuestra voz, envió un ángel y nos sacó de Egipto. Y he aquí nosotros estamos en Cades, ciudad que se encuentra en el extremo de tu territorio. 17 Permite que pasemos por tu tierra. No pasaremos por los campos ni por las viñas; tampoco beberemos agua de los pozos. Iremos por el camino del Rey, sin apartarnos ni a la derecha ni a la izquierda, hasta que hayamos pasado por tu territorio."

18 Edom le respondió:

-No pasarás por mi tierra; de otra manera saldré contra ti con la espada.

19 Los hijos de Israel le dijeron:

-Iremos por el camino principal. Si bebemos de tus aguas nosotros y nuestro ganado, pagaremos su precio. Solamente déjanos pasar a pie, nada más.

20 Pero él respondió:

-No pasarás.

Y Edom salió contra Israel con mucha gente y con mano poderosa. 21 Como Edom rehusó dejar pasar a Israel por su territorio, Israel se alejó de ellos. 22 Los hijos de Israel, toda aquella congregación, partieron desde Cades y llegaron al monte Hor.

Eleazar sucede a Aarón


23 Jehovah habló a Moisés y a Aarón en el monte Hor, en la frontera de la tierra de Edom, diciendo: 24 "Aarón será reunido con su pueblo, pues no entrará en la tierra que he dado a los hijos de Israel, porque fuisteis rebeldes a mi mandato en las aguas de Meriba. 25 Toma a Aarón y a su hijo Eleazar, y haz que suban al monte Hor. 26 Quita a Aarón sus vestiduras, y viste con ellas a su hijo Eleazar. Porque Aarón será reunido con su pueblo, y allí morirá."

27 Moisés hizo como le había mandado Jehovah, y subieron al monte Hor ante la vista de toda la congregación. 28 Entonces Moisés quitó a Aarón sus vestiduras, y vistió con ellas a su hijo Eleazar. Y Aarón murió allí, en la cumbre del monte.

Luego Moisés y Eleazar descendieron del monte. 29 Y al ver toda la congregación que Aarón había muerto, toda la casa de Israel hizo duelo por él durante 30 días.


Israel destruye Arad


21 Cuando el rey cananeo de Arad, que habitaba en el Néguev, oyó que Israel iba por el camino de Atarim, combatió contra Israel y tomó prisioneros a algunos de ellos. 2 Entonces Israel hizo un voto a Jehovah diciendo: "Si de veras entregas a este pueblo en mi mano, yo destruiré por completo sus ciudades."

3 Jehovah escuchó la voz de Israel y entregó a los cananeos en su mano. Luego Israel los destruyó por completo juntamente con sus ciudades. Por eso fue llamado el nombre de aquel lugar Horma.

La serpiente de bronce


4 Partieron del monte Hor con dirección al mar Rojo, para rodear la tierra de Edom. Pero el pueblo se impacientó por causa del camino, 5 y habló el pueblo contra Dios y contra Moisés, diciendo:

-¿Por qué nos has hecho subir de Egipto para morir en el desierto? Porque no hay pan, ni hay agua, y nuestra alma está hastiada de esta comida miserable.

6 Entonces Jehovah envió entre el pueblo serpientes ardientes, las cuales mordían al pueblo, y murió mucha gente de Israel. 7 Y el pueblo fue a Moisés diciendo:

-Hemos pecado al haber hablado contra Jehovah y contra ti. Ruega a Jehovah que quite de nosotros las serpientes.

Y Moisés oró por el pueblo. 8 Entonces Jehovah dijo a Moisés:

-Hazte una serpiente ardiente y ponla sobre un asta. Y sucederá que cualquiera que sea mordido y la mire, vivirá.

9 Moisés hizo una serpiente de bronce y la puso sobre un asta. Y sucedía que cuando alguna serpiente mordía a alguno, si éste miraba a la serpiente de bronce, vivía.

Israel rodea la tierra de Moab


10 Los hijos de Israel partieron y acamparon en Obot. 11 Partieron de Obot y acamparon en Iye-abarim, en el desierto que está frente a Moab, al oriente. 12 Partieron de allí y acamparon en el valle del Zered. 13 Partieron de allí y acamparon al otro lado del Arnón, en el desierto. El Arnón nace en el territorio de los amorreos, pues marca la frontera de Moab, entre los moabitas y los amorreos. 14 Por eso se dice en el libro de las batallas de Jehovah:

"A Zahab junto a Sufá,

a los arroyos del Arnón,

15 y a la vertiente de los arroyos

que se desvía al sitio de Ar

y se apoya en la frontera de Moab."

16 De allí fueron a Beer. Este es el pozo del cual Jehovah dijo a Moisés: "Reúne al pueblo, y yo les daré agua." 17 Entonces Israel cantó este cántico:

"¡Brota, oh pozo! ¡Cantadle!

18 Pozo que cavaron los jefes

y excavaron los nobles del pueblo

con el cetro y con sus báculos."

Del desierto fueron a Mataná, 19 de Mataná a Najaliel y de Najaliel a Bamot. 20 Y de Bamot, en el valle que está en los campos de Moab, fueron a la cumbre del Pisga, que mira hacia Jesimón.

Israel derrota a los amorreos


21 Israel envió mensajeros a Sejón, rey de los amorreos, diciendo: 22 "Déjame pasar por tu tierra. No nos desviaremos por los campos ni por las viñas. Tampoco beberemos agua de los pozos. Iremos por el camino del Rey hasta que hayamos pasado por tu territorio."

23 Pero Sejón no dejó pasar a Israel por su territorio. Más bien, reunió a todo su pueblo, salió al desierto contra Israel, fue a Jahaz y combatió contra Israel. 24 Pero Israel los hirió a filo de espada y tomó posesión de su tierra desde el Arnón hasta el Jaboc, hasta la frontera de los hijos de Amón, porque Jazer era la frontera de los hijos de Amón. 25 Israel tomó todas estas ciudades, y habitó en todas las ciudades de los amorreos, en Hesbón y en todas sus aldeas. 26 Porque Hesbón era la sede de Sejón, rey de los amorreos, quien había estado en guerra con el anterior rey de Moab y había tomado de su poder toda su tierra hasta el Arnón. 27 Por eso dicen los poetas:

Venid a Hesbón, y sea reedificada.

Sea reafirmada la ciudad de Sejón.

28 Porque fuego salió de Hesbón,

y llama de la ciudad de Sejón;

consumió a Ar-moab

y las alturas más prominentes del Arnón.

29 ¡Ay de ti, oh Moab!

Has perecido, pueblo de Quemós.

A sus hijos dejó ir fugitivos

y a sus hijas cautivas

de Sejón, rey de los amorreos.

30 Su descendencia ha perecido

desde Hesbón hasta Dibón.

Los asolamos hasta Nófaj,

que se extiende hasta Medeba.

31 Así Israel habitó en la tierra de los amorreos. 32 Moisés envió gente para espiar a Jazer, y tomaron sus aldeas echando a los amorreos que estaban allí.

Israel derrota al rey de Basán


33 Después se volvieron y subieron rumbo a Basán. Entonces Og, rey de Basán, salió al encuentro de ellos con todo su pueblo, para combatir en Edrei. 34 Y Jehovah dijo a Moisés: "No le tengas miedo, porque en tu mano he entregado a él, a todo su pueblo y su tierra. Tú harás con él como hiciste con Sejón, rey de los amorreos, que habitaba en Hesbón."

35 Así los mataron a él, a sus hijos y a toda su gente, hasta no dejarle ningún sobreviviente. Y tomaron posesión de su tierra.


Balac contrata a Balam contra Israel


22 Partieron los hijos de Israel y acamparon en las llanuras de Moab, al otro lado del Jordán, frente a Jericó. 2 Balac hijo de Zipor había visto todo lo que Israel había hecho a los amorreos. 3 Moab tuvo mucho temor del pueblo, porque era numeroso, y se aterrorizó Moab ante los hijos de Israel. 4 Y dijo Moab a los ancianos de Madián:

-¡Ahora esta multitud lamerá todos nuestros contornos, como el buey lame la hierba del campo!

Balac hijo de Zipor era en aquel tiempo rey de Moab. 5 Y envió mensajeros a Balaam hijo de Beor, en Petor, junto al Río, en la tierra de los hijos de su pueblo para llamarlo diciendo: "He aquí un pueblo ha salido de Egipto y cubre la faz de la tierra, y ya está frente a mí. 6 Ahora, por favor, ven y maldíceme a este pueblo, porque es más fuerte que yo. Quizás yo pueda derrotarlo y echarlo de la tierra. Porque yo sé que aquel a quien tú bendices es bendito, y aquel a quien maldices es maldito."

7 Los ancianos de Moab y los ancianos de Madián fueron llevando con ellos los honorarios del adivino. Llegaron a donde estaba Balaam y le comunicaron las palabras de Balac. 8 Y él les dijo:

-Pasad aquí la noche, y yo os daré respuesta según lo que me hable Jehovah.

Así que los principales de Moab se quedaron con Balaam. 9 Entonces Dios vino a Balaam y le preguntó:

-¿Quiénes son estos hombres que están contigo?

10 Balaam respondió a Dios:

-Balac hijo de Zipor, rey de Moab, me ha mandado a decir: 11 "He aquí que un pueblo ha salido de Egipto y cubre la faz de la tierra. Ahora, ven y maldícemelo; quizás así pueda yo combatir contra él y echarlo."

12 Entonces Dios dijo a Balaam:

-No vayas con ellos ni maldigas al pueblo, porque es bendito.

13 Balaam se levantó de mañana y dijo a los principales de Balac:

-Regresad a vuestra tierra, porque Jehovah ha rehusado dejar que yo vaya con vosotros.

14 Los principales de Moab partieron, y cuando llegaron a donde estaba Balac, le dijeron:

-Balaam rehusó venir con nosotros.

15 Balac volvió a enviar otros principales, más numerosos y más distinguidos que los anteriores. 16 Llegaron a Balaam y le dijeron:

-Así ha dicho Balac hijo de Zipor: "Por favor, no dejes de venir a mí, 17 porque ciertamente te honraré mucho y haré todo lo que tú me digas. Por favor, ven y maldíceme a este pueblo."

18 Pero Balaam respondió y dijo a los servidores de Balac:

-Aunque Balac me diera su casa llena de plata y de oro, yo no podría transgredir el mandato de Jehovah mi Dios para hacer cosa alguna, pequeña ni grande. 19 Ahora, por favor, permaneced también vosotros aquí esta noche, y sabré qué más me dice Jehovah.

20 Entonces Dios vino a Balaam de noche y le dijo:

-Si los hombres han venido a llamarte, levántate y vé con ellos. Pero sólo harás lo que yo te diga.

El ángel de Jehovah resiste a Balaam


21 Entonces Balaam se levantó muy de mañana, aparejó su asna y se fue con los principales de Moab. 22 Pero el furor de Dios se encendió cuando él iba, y el ángel de Jehovah se presentó en el camino como un adversario suyo.

Balaam iba montado sobre su asna, acompañado de dos de sus criados. 23 Y el asna vio al ángel de Jehovah, quien estaba de pie en el camino con su espada desenvainada en la mano. El asna se apartó del camino y se fue por un campo. Y Balaam azotó al asna para hacerla volver al camino.

24 Entonces el ángel de Jehovah se puso de pie en un sendero entre las viñas, el cual tenía una cerca a un lado y otra cerca al otro lado. 25 El asna vio al ángel de Jehovah y se pegó contra la cerca, presionando la pierna de Balaam contra la cerca. Y éste volvió a azotarla.

26 El ángel de Jehovah pasó más adelante, y se puso de pie en un lugar angosto, donde no había espacio para apartarse a la derecha ni a la izquierda. 27 El asna, al ver al ángel de Jehovah, se recostó debajo de Balaam. Y éste se enojó y azotó al asna con un palo. 28 Entonces Jehovah abrió la boca del asna, y ésta dijo a Balaam:

-¿Qué te he hecho para que me hayas azotado estas tres veces?

29 Balaam respondió al asna:

-¡Porque te burlas de mí! ¡Ojalá tuviera una espada en mi mano! ¡Ahora mismo te mataría!

30 El asna dijo a Balaam:

-¿Acaso no soy yo tu asna? Sobre mí has montado desde que me tienes hasta el día de hoy. ¿Acaso acostumbro hacer esto contigo?

Y él respondió:

-No.

31 Entonces Jehovah abrió los ojos a Balaam, y él vio al ángel de Jehovah de pie en el camino, con su espada desenvainada en su mano. Balaam se inclinó y se postró sobre su rostro, 32 y el ángel de Jehovah le dijo:

-¿Por qué has azotado a tu asna estas tres veces? He aquí, yo he salido como adversario, porque tu camino es perverso delante de mí. 33 El asna me ha visto y se ha apartado de mi presencia estas tres veces. Si no se hubiera apartado de mí, yo te habría matado a ti, y a ella habría dejado viva.

34 Entonces Balaam dijo al ángel de Jehovah:

-He pecado. Es que yo no sabía que te habías puesto en el camino, contra mí. Pero ahora, si esto te parece mal, yo me volveré.

35 Y el ángel de Jehovah dijo a Balaam:

-Vé con esos hombres, pero hablarás sólo la palabra que yo te diga.

Balaam bendice a Israel


Así Balaam fue con los principales de Balac. 36 Y al oír Balac que venía Balaam, salió a su encuentro en una ciudad de Moab que está junto a la frontera del Arnón, en el extremo del territorio. 37 Entonces Balac dijo a Balaam:

-¿Acaso no envié yo a llamarte con urgencia? ¿Por qué no viniste a mí? ¿Acaso no puedo yo honrarte?

38 Balaam respondió a Balac:

-He aquí yo he venido a ti; pero ahora, ¿podré hablar cosa alguna? ¡La palabra que Dios ponga en mi boca, ésa hablaré!

39 Entonces Balaam fue con Balac, y llegaron a Quiriat-juzot. 40 Luego Balac hizo matar toros y ovejas, y envió porciones a Balaam y a los principales que estaban con él.

41 Sucedió a la mañana siguiente que Balac tomó a Balaam y lo hizo subir a Bamot-baal. Desde allí Balaam vio un extremo del campamento.


23 Entonces Balaam dijo a Balac:

-Edifícame aquí siete altares, y prepárame siete toros y siete carneros.

2 Balac hizo como le dijo Balaam, y ofrecieron Balac y Balaam un toro y un carnero en cada altar. 3 Luego dijo Balaam a Balac:

-Quédate de pie junto a tu holocausto, y yo me iré; quizás suceda que Jehovah me venga al encuentro. Cualquier cosa que me muestre, te la avisaré.

Y él se fue a un cerro. 4 Luego Dios vino al encuentro de Balaam, y éste le dijo:

-Siete altares he preparado, y en cada altar he ofrecido un toro y un carnero como holocausto.

5 Entonces Jehovah puso palabra en la boca de Balaam y le dijo:

-Vuelve a donde está Balac, y háblale así . . .

6 Después volvió a Balac. Y he aquí que éste estaba de pie junto a su holocausto, él y todos los principales de Moab. 7 Entonces Balaam pronunció su profecía y dijo:

"Desde Siria me trajo Balac, rey de Moab,

desde las montañas del oriente.

’Ven’, dijo; ’maldíceme a Jacob.

Ven; condena a Israel.’


8 "¿Cómo he de maldecir

a quien Dios no maldice?

¿Y cómo he de condenar

al que Jehovah no condena?

9 Porque desde la cumbre de las peñas lo veo;

desde las colinas lo diviso.

He aquí un pueblo

que ha de habitar solitario

y que no ha de ser contado

entre las naciones.

10 ¿Quién contará el polvo de Jacob?

¿Quién calculará la polvareda de Israel?

¡Muera yo la muerte de los justos,

y sea mi final como el suyo!"

11 Entonces Balac dijo a Balaam:

-¿Qué me has hecho? ¡Te he tomado para que maldigas a mis enemigos, y he aquí tú los has colmado de bendiciones!

12 El respondió diciendo:

-¿Acaso no he de tener cuidado de hablar lo que Jehovah ponga en mi boca?

Israel es bendecido por segunda vez


13 Entonces Balac le dijo:

-Por favor, ven conmigo a otro lugar desde el cual lo puedas ver. Sólo verás un extremo de él; no lo verás todo. Maldícemelo desde allí.

14 Entonces lo llevó al campo de Zofim, en la cumbre del Pisga, y allí edificó siete altares y ofreció en holocausto un toro y un carnero en cada altar. 15 Y Balaam dijo a Balac:

-Ponte aquí junto a tu holocausto, y yo iré a encontrarme con él allá.

16 Entonces Jehovah vino al encuentro de Balaam y puso palabra en su boca, diciéndole:

-Vuelve a donde está Balac, y háblale así . . .

17 Después volvió a Balac, y he aquí que éste estaba de pie junto a su holocausto, y con él los principales de Moab. Y Balac le preguntó:

-¿Qué ha dicho Jehovah?

18 Entonces él pronunció su profecía y dijo:

"Balac, levántate y escucha;

préstame atención, oh hijo de Zipor.

19 Dios no es hombre para que mienta,

ni hijo de hombre para que se arrepienta.

El dijo, ¿y no lo hará?

Habló, ¿y no lo cumplirá?

20 He aquí, yo he recibido la orden de bendecir.

El ha bendecido, y no lo puedo revocar.


21 "El no ha notado iniquidad en Jacob,

ni ha visto maldad en Israel.

Jehovah su Dios está con él;

en medio de él hay júbilo de rey.

22 Dios, que lo ha sacado de Egipto,

es para él como los cuernos de un toro salvaje.

23 No hay encantamiento contra Jacob,

ni adivinación contra Israel.

Ahora se dirá de Jacob y de Israel:

’¡Lo que Dios ha hecho!’

24 ¡He aquí un pueblo que se levanta como leona,

que se yergue como león!

No se echará hasta que coma la presa

y beba la sangre de los que ha matado."

25 Entonces Balac dijo a Balaam:

-Ya que no lo maldices, ¡por lo menos no lo bendigas!

26 Luego Balaam respondió y dijo a Balac:

-¿No te he dicho que todo lo que Jehovah diga, eso he de hacer?

27 Y Balac dijo a Balaam:

-Por favor, ven; te llevaré a otro lugar. Quizás parezca bien a Dios que me los maldigas desde allí.

Israel es bendecido por tercera vez


28 Balac llevó a Balaam a la cumbre de Peor que mira hacia Jesimón. 29 Entonces Balaam dijo a Balac:

-Edifícame aquí siete altares, y prepárame aquí siete toros y siete carneros.

30 Balac hizo como le dijo Balaam, y ofreció un toro y un carnero en cada altar.


24 Cuando Balaam vio que a Jehovah le parecía bien que bendijese a Israel, no fue como las otras veces en busca de encantamientos, sino que afirmó su rostro hacia el desierto. 2 Balaam alzó sus ojos y vio a Israel acampado según sus tribus, y el Espíritu de Dios vino sobre él. 3 Entonces pronunció su profecía y dijo:

"Dice Balaam hijo de Beor,

dice el hombre cuyo ojo es perfecto;

4 dice el que escucha los dichos de Dios,

el que ve visión del Todopoderoso,

caído, pero con los ojos abiertos:


5 "¡Cuán hermosas son tus tiendas, oh Jacob;

tus moradas, oh Israel!

6 Se extienden como vegas,

como huertos junto al río,

como áloes plantados por Jehovah,

como cedros junto a las aguas.

7 El agua correrá de sus baldes;

su simiente tendrá agua en abundancia.

Su rey será más grande que Agag;

su reino será enaltecido.


8 "Dios que lo ha sacado de Egipto

es para él como los cuernos de un toro salvaje.

Devorará a las naciones enemigas;

desmenuzará sus huesos

y las destrozará con sus flechas.

9 Se agacha y se echa cual león;

y como leona, ¿quién lo despertará?

¡Benditos sean los que te bendigan,

y malditos los que te maldigan!"

10 Entonces se encendió el furor de Balac contra Balaam, y dando palmadas Balac dijo a Balaam:

-¡Yo te he llamado para que maldigas a mis enemigos, y he aquí tú los has colmado de bendiciones estas tres veces! 11 ¡Ahora lárgate a tu lugar! Yo dije que te llenaría de honores, pero he aquí Jehovah te ha privado de honores.

12 Y Balaam respondió a Balac:

-¿Acaso no hablé yo a tus mensajeros que me enviaste, diciendo: 13 "Aunque Balac me diera su casa llena de plata y de oro, yo no podría transgredir el mandato de Jehovah, para hacer cosa alguna, buena ni mala, por mi propia voluntad, y que sólo lo que Jehovah dijera, eso diría yo"? 14 Ahora, he aquí me voy a mi pueblo. Por tanto, ven, te advertiré lo que este pueblo ha de hacer a tu pueblo en los últimos días.

Israel es bendecido por cuarta vez


15 Entonces pronunció su profecía y dijo:

"Dice Balaam hijo de Beor,

dice el hombre cuyo ojo es perfecto;

16 dice el que escucha los dichos de Dios,

el que tiene el conocimiento del Altísimo;

el que ve visión del Todopoderoso,

caído, pero con los ojos abiertos:


17 "Yo lo veré, pero no ahora;

lo contemplaré, pero no de cerca:

Una estrella saldrá de Jacob,

se levantará un cetro de Israel.

Aplastará las sienes de Moab

y los cráneos de todos los hijos de Set.

18 También Edom será conquistada;

Seír será conquistada por sus enemigos.

Pero Israel hará proezas;

19 uno de Jacob dominará

y destruirá a los sobrevivientes de la ciudad."

Otras profecías de Balaam


20 Al ver a Amalec, pronunció su profecía y dijo:

"Amalec fue la primera de las naciones,

pero su final será destrucción."


21 Al ver a los queneos, pronunció su profecía y dijo:


"Firme es tu habitación,

y pones en la peña tu nido.

22 Pero los queneos serán destruidos.

¿Para cuándo Asiria te tomará cautivo?"


23 Luego pronunció su profecía y dijo:


"¡Ay! ¿Quién vivirá cuando Dios haga esto?

24 Saldrán naves de la costa de Quitim,

que humillarán a Asiria,

y humillarán a Heber;

pero también él vendrá a destrucción."


25 Entonces Balaam se levantó y se fue de regreso a su tierra. También Balac se fue por su camino.


Israel se adhiere al Baal de Peor


25 Israel acampó en Sitim, y el pueblo empezó a prostituirse con las mujeres de Moab, 2 las cuales invitaron al pueblo a los sacrificios de sus dioses, y éste comió y se postró ante sus dioses. 3 Israel se adhirió al Baal de Peor, y el furor de Jehovah se encendió contra Israel.

4 Jehovah dijo a Moisés: "Toma a todos los jefes del pueblo y ahórcalos a la luz del sol, delante de Jehovah. Así se apartará de Israel el furor de la ira de Jehovah."

5 Entonces Moisés dijo a los jueces de Israel: "Cada uno mate a los hombres suyos que se han adherido al Baal de Peor."

Fineas es premiado por su celo santo


6 He aquí que un hombre de los hijos de Israel vino trayendo una mujer madianita ante sus hermanos, a la vista de Moisés y de toda la congregación de los hijos de Israel, mientras ellos lloraban a la entrada del tabernáculo de reunión. 7 Al verlo Fineas hijo de Eleazar, hijo del sacerdote Aarón, se levantó de en medio de la congregación, tomó una lanza en su mano 8 y fue tras el israelita a la tienda. Y atravesó a ambos con su lanza, al israelita y a la mujer, por su vientre. Así cesó la mortandad entre los hijos de Israel. 9 Los que murieron en la mortandad fueron 24.000.

10 Entonces Jehovah habló a Moisés diciendo: 11 "Fineas hijo de Eleazar, hijo del sacerdote Aarón, ha hecho que mi furor se aparte de los hijos de Israel, manifestando entre ellos mi celo. Por eso yo no he consumido en mi celo a los hijos de Israel. 12 Por tanto digo: ’Yo le concedo mi pacto de paz. 13 El y su descendencia después de él tendrán un pacto de sacerdocio perpetuo, porque tuvo celo por su Dios e hizo expiación por los hijos de Israel.’ "

14 El nombre del israelita que fue muerto con la madianita era Zimri hijo de Salú, dirigente de una casa paterna de Simeón. 15 El nombre de la mujer madianita muerta era Cozbi hija de Zur, el cual era jefe de la gente de una casa paterna de Madián.

16 Entonces Jehovah habló a Moisés diciendo: 17 "Hostilizaréis a los madianitas y los mataréis, 18 porque con sus ardides os hostilizaron y os engañaron en el asunto de Peor y en el de Cozbi, hermana de ellos, hija de un príncipe de Madián, la cual fue muerta el día de la mortandad a causa del asunto de Peor."


Censo de Israel en Moab


26 Aconteció después de la mortandad que Jehovah habló a Moisés y a Eleazar, hijo del sacerdote Aarón, diciendo: 2 "Haced un censo de toda la congregación de los hijos de Israel, de 20 años para arriba, según sus casas paternas, de todos los que en Israel puedan ir a la guerra."

3 Moisés y el sacerdote Eleazar les hablaron en las llanuras de Moab, junto al Jordán, frente a Jericó, diciendo: 4 "Contad al pueblo de 20 años para arriba, como Jehovah ha mandado a Moisés."

Los hijos de Israel que habían salido de la tierra de Egipto fueron:

5 Rubén, primogénito de Israel. Los hijos de Rubén fueron: de Enoc, el clan de los enoquitas; de Falú, el clan de los faluitas; 6 de Hesrón, el clan de los hesronitas; de Carmi, el clan de los carmitas. 7 Estos son los clanes de los rubenitas. Los contados de ellos fueron 43.730. 8 Hijo de Falú fue Eliab, 9 y los hijos de Eliab fueron: Nemuel, Datán y Abiram. Estos, Datán y Abiram, eran los nombrados de la congregación que contendieron contra Moisés y Aarón, con el grupo de Coré, cuando contendieron contra Jehovah; 10 y la tierra abrió su boca y se los tragó a ellos y a Coré. Y los de aquel grupo murieron cuando el fuego consumió a 250 hombres, los cuales sirvieron de escarmiento, 11 aunque los hijos de Coré no murieron.

12 Los hijos de Simeón según sus clanes fueron: de Nemuel, el clan de los nemuelitas; de Jamín, el clan de los jaminitas; de Jaquín, el clan de los jaquinitas; 13 de Zéraj, el clan de los zerajitas; de Saúl, el clan de los saulitas. 14 Estos son los clanes de los simeonitas: 22.200.

15 Los hijos de Gad según sus clanes fueron: de Zefón, el clan de los zefonitas; de Hagui, el clan de los haguitas; de Suni, el clan de los sunitas; 16 de Ozni, el clan de los oznitas; de Eri, el clan de los eritas; 17 de Arod, el clan de los aroditas; de Areli, el clan de los arelitas. 18 Estos son los clanes de los hijos de Gad, según los que fueron contados de ellos: 40.500.

19 Los hijos de Judá fueron Er y Onán. Pero Er y Onán murieron en la tierra de Canaán. 20 Los hijos de Judá según sus clanes fueron: de Sela, el clan de los selanitas; de Fares, el clan de los faresitas; de Zéraj, el clan de los zerajitas. 21 Los hijos de Fares fueron: de Hesrón, el clan de los hesronitas; de Hamul, el clan de los hamulitas. 22 Estos son los clanes de Judá, según los que fueron contados de ellos: 76.500.

23 Los hijos de Isacar según sus clanes fueron: de Tola, el clan de los tolaítas; de Fúa, el clan de los fuaítas; 24 de Jasub, el clan de los jasubitas; de Simrón, el clan de los simronitas. 25 Estos son los clanes de Isacar, según los que fueron contados de ellos: 64.300.

26 Los hijos de Zabulón según sus clanes fueron: de Sered, el clan de los sereditas; de Elón, el clan de los elonitas; de Yajleel, el clan de los yajlelitas. 27 Estos son los clanes de los zabulonitas, según los que fueron contados de ellos: 60.500.

28 Los hijos de José según los clanes de Manasés y de Efraín: 29 Los hijos de Manasés fueron: de Maquir, el clan de los maquiritas. Maquir engendró a Galaad, y de Galaad es el clan de los galaditas. 30 Estos fueron los hijos de Galaad: de Jezer, el clan de los jezeritas; de Helec, el clan de los helequitas; 31 de Azriel, el clan de los azrielitas; de Siquem, el clan de los siquemitas; 32 de Semida, el clan de los semidaítas; de Hefer, el clan de los heferitas. 33 Zelofejad hijo de Hefer no tuvo hijos sino sólo hijas. Los nombres de las hijas de Zelofejad fueron Majla, Noa, Hogla, Milca y Tirsa. 34 Estos son los clanes de Manasés, y los contados de ellos fueron 52.700. 35 Y éstos fueron los hijos de Efraín según sus clanes: de Sutélaj, el clan de los sutelajitas; de Bequer, el clan de los bequeritas; de Taján, el clan de los tajanitas. 36 Estos fueron los hijos de Sutélaj: de Herán, el clan de los heranitas. 37 Estos son los clanes de los hijos de Efraín, según los que fueron contados de ellos: 32.500. Estos son los hijos de José según sus clanes.

38 Los hijos de Benjamín según sus clanes fueron: de Bela, el clan de los belaítas; de Asbel, el clan de los asbelitas; de Ajiram, el clan de los ajiramitas; 39 de Sufam, el clan de los sufamitas; de Hufam, el clan de los hufamitas. 40 Los hijos de Bela fueron Ard y Naamán. De Ard fue el clan de los arditas; y de Naamán, el clan de los namanitas. 41 Estos son los hijos de Benjamín según sus clanes, y los contados de ellos eran 45.600.

42 Estos fueron los hijos de Dan según sus clanes: de Sujam, el clan de los sujamitas. Estos fueron los clanes de Dan según sus clanes: 43 Todos los clanes de los sujamitas, según los que fueron contados de ellos: 64.400.

44 Los hijos de Aser según sus clanes fueron: de Imna, el clan de los imnaítas; de Isvi, el clan de los isvitas; de Bería, el clan de los beriaítas. 45 Los hijos de Bería fueron: de Heber, el clan de los heberitas; de Malquiel, el clan de los malquielitas. 46 El nombre de la hija de Aser fue Séraj. 47 Estos son los clanes de los hijos de Aser, según los que fueron contados de ellos: 53.400.

48 Los hijos de Neftalí según sus clanes fueron: de Yajzeel, el clan de los yajzelitas; de Guni, el clan de los gunitas; 49 de Jeser, el clan de los jeseritas; de Silem, el clan de los silemitas. 50 Estos son los clanes de Neftalí según sus clanes, y los contados de ellos eran 45.400.

51 Estos fueron los contados de los hijos de Israel: 601.730.

52 Jehovah habló a Moisés diciendo: 53 "Entre éstos será repartida la tierra como heredad, según la lista de los nombres. 54 Al más numeroso darás más heredad y al menos numeroso darás menos heredad. A todos se les dará su herencia, a cada uno según el número de los contados. 55 Pero la tierra será repartida por sorteo, y recibirán heredad según los nombres de las tribus de sus padres. 56 Conforme al sorteo será repartida su heredad entre el más numeroso y el menos numeroso."

Censo de los levitas en Moab


57 Estos fueron los contados de los levitas, según sus clanes: de Gersón, el clan de los gersonitas; de Cohat, el clan de los cohatitas; de Merari, el clan de los meraritas. 58 Estos son los clanes de Leví: el clan de los libnitas, el clan de los hebronitas, el clan de los majlitas, el clan de los musitas y el clan de los coreítas. Cohat engendró a Amram; 59 y el nombre de la mujer de Amram fue Jocabed hija de Leví, la cual le nació a Leví en Egipto. Esta dio a luz de Amram a Aarón, a Moisés y a su hermana María. 60 A Aarón le nacieron Nadab, Abihú, Eleazar e Itamar. 61 Pero Nadab y Abihú murieron cuando ofrecieron fuego extraño delante de Jehovah. 62 Los contados de los levitas fueron 23.000, todos los varones de un mes para arriba. Ellos no fueron contados entre los demás hijos de Israel, porque no les fue dada heredad entre los hijos de Israel.

63 Estos fueron los contados por Moisés y el sacerdote Eleazar, quienes contaron a los hijos de Israel en las llanuras de Moab, junto al Jordán, frente a Jericó. 64 Entre éstos no se hallaba ni uno de los contados por Moisés y por el sacerdote Aarón, quienes contaron a los hijos de Israel en el desierto de Sinaí; 65 porque Jehovah les había dicho: "Ciertamente morirán en el desierto." No quedó, pues, ninguno de ellos, excepto Caleb hijo de Jefone y Josué hijo de Nun.


Herencia de las hijas de Zelofejad


27 Entonces se acercaron las hijas de Zelofejad hijo de Hefer, hijo de Galaad, hijo de Maquir, hijo de Manasés, de los clanes de Manasés hijo de José. Los nombres de ellas eran Majla, Noa, Hogla, Milca y Tirsa. 2 Ellas se pusieron de pie a la entrada del tabernáculo de reunión ante Moisés, el sacerdote Eleazar y los dirigentes de toda la congregación, y dijeron:

3 -Nuestro padre murió en el desierto, aunque él no participó con los del grupo de Coré que se juntaron contra Jehovah, sino que murió por su propio pecado; y no tuvo hijos. 4 ¿Por qué ha de ser quitado el nombre de nuestro padre de su clan, por no haber tenido un hijo varón? Danos heredad entre los hermanos de nuestro padre.

5 Moisés llevó la causa de ellas a la presencia de Jehovah, 6 y Jehovah respondió a Moisés diciendo:

7 -Bien dicen las hijas de Zelofejad. Ciertamente les darás la propiedad de una heredad entre los hermanos de su padre, y pasarás a ellas la heredad de su padre. 8 Y a los hijos de Israel hablarás diciendo: "Si alguno muere y no tiene hijo varón, pasaréis su heredad a su hija. 9 Si no tiene hija, daréis su heredad a sus hermanos. 10 Si no tiene hermanos, daréis su heredad a los hermanos de su padre. 11 Si su padre no tiene hermanos, daréis su heredad al pariente más cercano de su familia, y éste la tendrá en posesión. Esto será un estatuto de derecho para los hijos de Israel, como Jehovah lo ha mandado a Moisés."

Josué es nombrado sucesor de Moisés


12 Jehovah dijo a Moisés:

-Sube a este monte de Abarim y mira la tierra que he dado a los hijos de Israel. 13 Después que la hayas mirado, tú también serás reunido con tu pueblo, como fue reunido tu hermano Aarón. 14 Porque fuisteis rebeldes a mi mandato en el desierto de Zin, en la rebelión de la congregación, en vez de tratarme como santo ante sus ojos en las aguas, es decir, en las aguas de Meriba, en Cades, en el desierto de Zin.

15 Entonces Moisés respondió a Jehovah diciendo:

16 -Que Jehovah, Dios de los espíritus de toda carne, ponga al frente de la congregación un hombre 17 que salga y entre delante de ellos, que los saque y los introduzca, para que la congregación de Jehovah no sea como ovejas que no tienen pastor.

18 Luego Jehovah dijo a Moisés:

-Toma a Josué hijo de Nun, hombre en el cual hay espíritu, y pon tu mano sobre él. 19 Harás que se ponga de pie delante del sacerdote Eleazar y delante de toda la congregación, y le comisionarás en presencia de ellos. 20 Pondrás de tu dignidad sobre él, para que toda la congregación de los hijos de Israel le obedezca. 21 El estará de pie delante del sacerdote Eleazar, quien consultará por él delante de Jehovah mediante el juicio del Urim. A sus órdenes saldrán, y a sus órdenes entrarán él y todos los hijos de Israel con él, toda la congregación.

22 Moisés hizo como Jehovah le había mandado. Tomó a Josué, y lo puso delante del sacerdote Eleazar y delante de toda la congregación. 23 Puso sus manos sobre él y le comisionó, como Jehovah había hablado por medio de Moisés.


El holocausto continuo


28 Jehovah habló a Moisés diciendo: 2 "Manda a los hijos de Israel y diles: ’Cumpliréis con mis sacrificios, mi pan, mis ofrendas quemadas de grato olor, ofreciéndomelos a su debido tiempo.’ 3 Les dirás: ’Esta es la ofrenda quemada que ofreceréis a Jehovah: cada día, dos corderos de un año, sin defecto, como holocausto continuo. 4 Ofreceréis uno de los corderos al amanecer y el otro cordero lo ofreceréis al atardecer. 5 La ofrenda vegetal será de la décima parte de un efa de harina fina amasada con la cuarta parte de un hin de aceite puro de olivas.’

6 "Este es el holocausto continuo que fue ofrecido en el monte Sinaí como grato olor, ofrenda quemada a Jehovah. 7 Su libación será la cuarta parte de un hin por cada cordero. Derramarás para Jehovah en el santuario una libación de licor.

8 "Ofrecerás el otro cordero al atardecer. Presentarás una ofrenda vegetal como la de la mañana, y del mismo modo su libación. Es una ofrenda quemada de grato olor a Jehovah.

El holocausto de cada sábado


9 "El día del sábado ofrecerás dos corderos de un año, sin defecto, y una ofrenda vegetal de dos décimas de un efa de harina fina amasada con aceite, con su libación. 10 Este es el holocausto de cada sábado, además del holocausto continuo y de su libación.

El holocausto de cada mes


11 "Al principio de cada mes ofrecerás como holocausto a Jehovah dos novillos, un carnero y siete corderos de un año, sin defecto. 12 Por cada novillo la ofrenda vegetal será de tres décimas de un efa de harina fina amasada con aceite; por el carnero, dos décimas de harina fina amasada con aceite. 13 Y por cada cordero, una décima de harina fina amasada con aceite. Este es el holocausto de grato olor, una ofrenda quemada a Jehovah. 14 Sus libaciones serán de medio hin de vino por cada novillo, la tercera parte de un hin por el carnero y la cuarta parte de un hin por cada cordero. Este es el holocausto de cada mes, todos los meses del año.

15 "También se ofrecerá a Jehovah un macho cabrío como sacrificio por el pecado, además del holocausto continuo y de su libación.

El holocausto en la Pascua


16 "El día 14 del mes primero será la Pascua de Jehovah. 17 El día 15 de este mes será fiesta; durante siete días comerán panes sin levadura. 18 El primer día habrá asamblea sagrada; no haréis ningún trabajo laboral.

19 "Como ofrenda quemada en holocausto a Jehovah, ofreceréis dos novillos, un carnero y siete corderos de un año; sin defecto los tomaréis. 20 Su ofrenda vegetal será de tres décimas de un efa de harina fina amasada con aceite por cada novillo, dos décimas por el carnero. 21 También ofreceréis una décima por cada uno de los siete corderos, 22 y un macho cabrío, como sacrificio por el pecado para hacer expiación por vosotros.

23 "Esto ofreceréis, además del holocausto de la mañana, que es el holocausto continuo. 24 De esta manera ofreceréis diariamente durante los siete días este alimento, una ofrenda quemada de grato olor a Jehovah; se ofrecerá aparte del holocausto continuo y de su libación.

25 "El séptimo día también tendréis asamblea sagrada; no haréis ningún trabajo laboral.

El holocausto en Pentecostés


26 "El día de las primicias, cuando presentéis una ofrenda de grano nuevo a Jehovah en la fiesta de Pentecostés, tendréis asamblea sagrada. No haréis ningún trabajo laboral.

27 "Como holocausto de grato olor a Jehovah ofreceréis dos novillos, un carnero y siete corderos de un año. 28 Su ofrenda vegetal será de tres décimas de un efa de harina fina amasada con aceite por cada novillo, dos décimas por el carnero, 29 y una décima por cada uno de los siete corderos; 30 y un macho cabrío para hacer expiación por vosotros.

31 "Esto ofreceréis, además del holocausto continuo y de su ofrenda vegetal, con sus libaciones; sin defecto los tomaréis.


Holocausto en la fiesta de Trompetas


29 "El primer día del mes séptimo tendréis una asamblea sagrada; no haréis ningún trabajo laboral. Este será para vosotros día de tocar las trompetas con estrépito.

2 "Como holocausto de grato olor a Jehovah ofreceréis un novillo, un carnero y siete corderos de un año, sin defecto. 3 Su ofrenda vegetal será de tres décimas de un efa de harina fina amasada con aceite por el novillo, dos décimas por el carnero, 4 y una décima por cada uno de los siete corderos; 5 y un macho cabrío como sacrificio por el pecado, para hacer expiación por vosotros, 6 además del holocausto del mes y de su ofrenda vegetal, y del holocausto continuo y de su ofrenda vegetal y sus libaciones, que conforme a lo establecido se ofrecen como grato olor, ofrenda quemada a Jehovah.

Holocausto en el día de la Expiación


7 "El 10 del mes séptimo tendréis una asamblea sagrada y os humillaréis a vosotros mismos. No haréis ningún trabajo.

8 "Como holocausto de grato olor a Jehovah ofreceréis un novillo, un carnero y siete corderos de un año; sin defecto los tomaréis. 9 Su ofrenda vegetal será de tres décimas de un efa de harina fina amasada con aceite, por cada novillo, dos décimas por cada carnero, 10 y una décima por cada uno de los siete corderos; 11 y un macho cabrío como sacrificio por el pecado, aparte del sacrificio por el pecado para la expiación y del holocausto continuo con su ofrenda vegetal y sus libaciones.

Holocausto en la fiesta de Tabernáculos


12 "El día 15 del mes séptimo tendréis asamblea sagrada. No haréis ningún trabajo laboral y celebraréis fiesta a Jehovah durante siete días.

13 "Ofreceréis en holocausto u ofrenda quemada de grato olor a Jehovah trece novillos del ganado, dos carneros y catorce corderos de un año; sin defecto los tomaréis. 14 Su ofrenda vegetal será de tres décimas de un efa de harina fina amasada con aceite por cada uno de los trece novillos, dos décimas por cada uno de los dos carneros, 15 y una décima por cada uno de los catorce carneros; 16 y un macho cabrío como sacrificio por el pecado, además del holocausto continuo con su ofrenda vegetal y su libación.

17 "El segundo día ofreceréis doce novillos, dos carneros y catorce corderos de un año, sin defecto. 18 Su ofrenda vegetal y sus libaciones por los novillos, por los carneros y por los corderos serán según el número de ellos, conforme a lo establecido; 19 y un macho cabrío como sacrificio por el pecado, además del holocausto continuo con su ofrenda vegetal y su libación.

20 "El tercer día ofreceréis once novillos, dos carneros y catorce corderos de un año, sin defecto. 21 Su ofrenda vegetal y sus libaciones por los novillos, por los carneros y por los corderos serán según el número de ellos, conforme a lo establecido; 22 y un macho cabrío como sacrificio por el pecado, además del holocausto continuo con su ofrenda vegetal y su libación.

23 "El cuarto día ofreceréis diez novillos, dos carneros y catorce corderos de un año, sin defecto. 24 Su ofrenda vegetal y sus libaciones por los novillos, por los carneros y por los corderos serán según el número de ellos, conforme a lo establecido; 25 y un macho cabrío como sacrificio por el pecado, además del holocausto continuo con su ofrenda vegetal y su libación.

26 "El quinto día ofreceréis nueve novillos, dos carneros y catorce corderos de un año, sin defecto. 27 Su ofrenda vegetal y sus libaciones por los novillos, por los carneros y por los corderos serán según el número de ellos, conforme a lo establecido; 28 y un macho cabrío como sacrificio por el pecado, además del holocausto continuo con su ofrenda vegetal y su libación.

29 "El sexto día ofreceréis ocho novillos, dos carneros y catorce corderos de un año, sin defecto. 30 Su ofrenda vegetal y sus libaciones por los novillos, por los carneros y por los corderos serán según el número de ellos, conforme a lo establecido; 31 y un macho cabrío como sacrificio por el pecado, además del holocausto continuo con su ofrenda vegetal y su libación.

32 "El séptimo día ofreceréis siete novillos, dos carneros y catorce corderos de un año, sin defecto. 33 Su ofrenda vegetal y sus libaciones por los novillos, por los carneros y por los corderos serán según el número de ellos, conforme a lo establecido; 34 y un macho cabrío como sacrificio por el pecado, además del holocausto continuo con su ofrenda vegetal y su libación.

35 "El octavo día tendréis asamblea festiva. No haréis ningún trabajo laboral. 36 Ofreceréis en holocausto, como ofrenda quemada de grato olor a Jehovah, un novillo, un carnero y siete corderos de un año, sin defecto. 37 Su ofrenda vegetal y sus libaciones por el novillo, por el carnero y por los corderos serán según el número de ellos, conforme a lo establecido; 38 y un macho cabrío como sacrificio por el pecado, además del holocausto continuo con su ofrenda vegetal y su libación.

39 "Esto ofreceréis a Jehovah en vuestras festividades establecidas, además de vuestras ofrendas votivas, de vuestras ofrendas voluntarias para vuestros holocaustos, para vuestras ofrendas vegetales, para vuestras libaciones y para vuestros sacrificios de paz."

40 Moisés habló a los hijos de Israel conforme a todo lo que Jehovah le había mandado.


Acerca de los votos


30 1 Moisés habló a los jefes de las tribus de los hijos de Israel diciendo: "Esto es lo que Jehovah ha mandado:

2 " ’Cuando algún hombre haga a Jehovah un voto o un juramento asumiendo obligación, no violará su palabra; hará conforme a todo lo que ha salido de su boca.

3 " ’Pero cuando una mujer joven que todavía permanece en la casa de su padre haga un voto a Jehovah y asuma obligación, 4 si su padre se entera de su voto y de la obligación que ella asume, y calla al respecto, todos los votos de ella serán válidos; toda la obligación que ha asumido será firme. 5 Pero si su padre se lo prohíbe el día en que se entera de todos sus votos y de sus obligaciones que ha asumido, no serán válidos. Y Jehovah la perdonará, porque su padre se lo prohibió.

6 " ’Si ella está comprometida con un hombre y hace votos o pronuncia de labios algo asumiendo obligación, 7 si su marido se entera y calla al respecto el día en que se entera de ello, los votos y las obligaciones que ella asumió serán válidos. 8 Pero si el día en que se entera su marido se lo prohíbe, él anulará el voto que ella hizo y la expresión de sus labios con que asumió obligación. Y Jehovah la perdonará.

9 " ’Todo voto hecho por una viuda o divorciada, por el cual asuma obligación, será válido para ella.

10 " ’Si una mujer en casa de su marido hace un voto o asume una obligación bajo juramento, 11 si su marido se entera, calla al respecto y no se lo prohíbe, todos sus votos serán válidos, y toda obligación que ella asuma será válida. 12 Pero si su marido los anula el día en que se entera, todo lo que salió de sus labios con respecto a sus votos y a la obligación que ella asumió será nulo, porque su marido los anuló; y Jehovah la perdonará. 13 Todo voto y todo juramento que contrae obligación para humillarse puede ser confirmado por su marido o anulado por su marido. 14 Pero si su marido calla por completo al respecto, día tras día, entonces confirma todos los votos y todas las obligaciones que ella asumió. Los confirma al callar al respecto el día en que se entera de ellos. 15 Si los anula algún tiempo después de haberse enterado, entonces él cargará con la culpa de ella.’ "

16 Estas son las leyes que Jehovah mandó a Moisés acerca de la relación entre un marido y su mujer, o un padre y su hija joven que permanece todavía en la casa de su padre.


Campaña militar contra Madián


31 Jehovah habló a Moisés diciendo: 2 "Lleva a cabo por completo la venganza de los hijos de Israel contra los madianitas, y después serás reunido con tu pueblo."

3 Entonces Moisés habló al pueblo diciendo: "Armaos algunos de vuestros hombres para la guerra e id contra Madián, para llevar a cabo la venganza de Jehovah contra Madián. 4 Enviaréis a la guerra 1.000 hombres de cada tribu, de todas las tribus de Israel."

5 De los millares de Israel fueron dados 1.000 por cada tribu, 12.000 en pie de guerra. 6 Y Moisés los envió a la guerra, 1.000 de cada tribu, junto con Fineas, hijo del sacerdote Eleazar, quien fue a la guerra llevando consigo los utensilios del santuario y las trompetas para dar la señal.

7 Hicieron la guerra contra Madián, como Jehovah había mandado a Moisés, y mataron a todos los varones. 8 Entre los muertos mataron a los reyes de Madián: Evi, Requem, Zur, Hur y Reba, cinco reyes de Madián. También mataron a espada a Balaam hijo de Beor.

9 Después los hijos de Israel se llevaron cautivas a las mujeres de Madián y a sus hijos pequeños; saquearon todo su ganado, todos sus rebaños y todas sus riquezas. 10 Luego prendieron fuego a todas sus ciudades donde habitaban y a todas sus fortificaciones. 11 Tomaron todo el botín y todo lo capturado, tanto de hombres como de ganado. 12 Y llevaron los cautivos, lo capturado y el botín ante Moisés, el sacerdote Eleazar y toda la congregación de los hijos de Israel en el campamento, en las llanuras de Moab que están junto al Jordán, frente a Jericó.

13 Moisés, el sacerdote Eleazar y todos los dirigentes de la congregación salieron a recibirlos fuera del campamento. 14 Y Moisés se enojó contra los oficiales del ejército, contra los jefes de millares y de centenas que volvían de la campaña militar, 15 y les dijo:

-¿Habéis dejado con vida a todas las mujeres? 16 ¡He aquí ellas fueron las que vinieron a los hijos de Israel, por consejo de Balaam, para que ellos actuaran contra Jehovah en el asunto de Peor, por lo que hubo mortandad en la congregación de Jehovah! 17 Ahora pues, matad a todos los niños varones y a toda mujer que haya tenido relaciones sexuales con varón. 18 Pero dejad vivas para vosotros a todas las muchachas de entre las mujeres que no hayan tenido relaciones con varón.

Purificación después de la campaña


19 Moisés continuó:

-Acampad vosotros fuera del campamento durante siete días. Cualquiera que haya matado a alguna persona y cualquiera que haya tocado algún cadáver, os purificaréis en el tercer día y en el séptimo día, vosotros y vuestros cautivos. 20 Asimismo, purificaréis todo vestido, todo artículo de cuero, todo objeto de pelo de cabra y todo utensilio de madera.

21 Entonces el sacerdote Eleazar dijo a los soldados que habían regresado de la guerra:

-Este es el estatuto de la ley que Jehovah ha mandado a Moisés: 22 Sólo el oro, la plata, el bronce, el hierro, el estaño y el plomo, 23 todo lo que resiste el fuego, haréis pasar por fuego, y será limpio. Pero también habrá de ser purificado con el agua para la impureza. Todo lo que no resiste el fuego lo pasaréis por el agua. 24 Además, lavaréis vuestras vestiduras en el séptimo día, y quedaréis puros. Después podréis entrar en el campamento.

Reparto del botín de Madián


25 Jehovah habló a Moisés diciendo: 26 "Saca la cuenta, tú con el sacerdote Eleazar y los jefes de las casas paternas de la congregación, de lo que se ha tomado cautivo, tanto de las personas como del ganado. 27 Luego repartirás lo capturado por partes iguales entre los combatientes que fueron a la guerra y toda la congregación.

28 "Toma tú para Jehovah el tributo de los hombres de guerra que fueron a la campaña, que será de uno por cada 500, tanto de las personas como del ganado vacuno, de los asnos y de las ovejas. 29 Esto lo tomarás de la mitad que les corresponde, y se lo darás al sacerdote Eleazar como ofrenda alzada para Jehovah. 30 De la mitad que corresponde a los hijos de Israel tomarás uno por cada 50, tanto de las personas como del ganado vacuno, de los asnos, de las ovejas y de todo animal, y se los darás a los levitas que tienen el cuidado del tabernáculo de Jehovah."

31 Moisés y el sacerdote Eleazar hicieron como Jehovah había mandado a Moisés. 32 El botín que quedaba de lo que tomó la gente del ejército era de 675.000 ovejas, 33 de 72.000 cabezas de ganado vacuno 34 y de 61.000 asnos. 35 En cuanto a las personas, las mujeres que no habían tenido relaciones sexuales con varón fueron en total 32.000.

36 La mitad correspondiente a los que habían salido a la guerra fue de 337.500 ovejas 37 (de las cuales el tributo para Jehovah fue de 675), 38 de 36.000 cabezas de ganado vacuno (de las cuales el tributo para Jehovah fue de 72), 39 de 30.500 asnos (de los cuales el tributo para Jehovah fue de 61), 40 y de 16.000 personas (de las cuales el tributo para Jehovah fue de 32). 41 Moisés dio el tributo al sacerdote Eleazar, como ofrenda alzada a Jehovah, como lo había mandado Jehovah a Moisés.

42 La mitad correspondiente a los hijos de Israel y que Moisés apartó de la de los hombres que habían ido a la guerra, 43 es decir, la mitad para el resto de la congregación, fue de 337.500 ovejas, 44 de 36.000 cabezas de ganado vacuno, 45 de 30.500 asnos 46 y de 16.000 personas. 47 De la mitad que correspondía a los hijos de Israel, Moisés tomó uno de cada 50, tanto de las personas como de los animales, y se los dio a los levitas que tenían el cuidado del tabernáculo de Jehovah, como lo había mandado Jehovah a Moisés.

Ofrenda de los jefes del ejército


48 Entonces se acercaron a Moisés los oficiales de los millares del ejército, los jefes de los millares y los jefes de las centenas, 49 y dijeron a Moisés:

-Tus siervos hemos pasado revista a los hombres de guerra que estuvieron bajo nuestro mando, y ninguno de nosotros falta. 50 Por tanto, hemos traído una ofrenda a Jehovah, cada uno de lo que ha hallado: objetos de oro, cadenillas, brazaletes, anillos, aretes y collares, para hacer expiación por nosotros mismos delante de Jehovah.

51 Moisés y el sacerdote Eleazar recibieron de ellos el oro y todos los objetos elaborados. 52 Todo el oro de la ofrenda alzada que ofrecieron a Jehovah los jefes de los millares y los jefes de las centenas fue de 16.750 siclos. 53 Pues los hombres del ejército habían saqueado cada uno para sí.

54 Moisés y el sacerdote Eleazar recibieron el oro de los jefes de los millares y de los jefes de las centenas, y lo llevaron al tabernáculo de reunión, como memorial para los hijos de Israel delante de Jehovah.


Las tribus al oriente del Jordán


32 Los hijos de Rubén y los hijos de Gad tenían muchísimo ganado. Y al ver la tierra de Jazer y la tierra de Galaad, el lugar les pareció apropiado para el ganado. 2 Entonces los hijos de Gad y los hijos de Rubén fueron y hablaron a Moisés, al sacerdote Eleazar y a los dirigentes de la congregación, diciendo:

3 -Atarot, Dibón, Jazer, Nimra, Hesbón, Eleale, Sebam, Nebo y Beón, 4 tierras que Jehovah conquistó delante de la congregación de Israel, son tierras apropiadas para el ganado; y tus siervos tienen ganado. 5 Por eso -dijeron-, si hemos hallado gracia ante tus ojos, sea dada esta tierra a tus siervos como posesión; no nos hagas cruzar el Jordán.

6 Pero Moisés respondió a los hijos de Gad y a los hijos de Rubén;

-¿Irán vuestros hermanos a la guerra, y vosotros os quedaréis aquí? 7 ¿Por qué desalentáis a los hijos de Israel, de modo que no crucen a la tierra que les ha dado Jehovah? 8 Así hicieron vuestros padres cuando los envié desde Cades-barnea para que reconociesen la tierra. 9 Fueron hasta el arroyo de Escol, y después que reconocieron la tierra desalentaron a los hijos de Israel para que no entrasen en la tierra que Jehovah les había dado. 10 Entonces se encendió el furor de Jehovah, y juró diciendo: 11 "Los hombres que vinieron de Egipto, desde los 20 años para arriba, no verán la tierra de la cual juré a Abraham, a Isaac y a Jacob, porque no me siguieron con integridad; 12 excepto Caleb hijo de Jefone el quenezeo y Josué hijo de Nun, quienes con integridad han seguido a Jehovah." 13 El furor de Jehovah se encendió contra Israel, y los hizo andar errantes 40 años por el desierto, hasta que pasó toda aquella generación que había hecho lo malo ante los ojos de Jehovah. 14 Y he aquí, vosotros habéis sucedido a vuestros padres, prole de hombres pecadores, para añadir más al ardor de la ira de Jehovah contra Israel. 15 Porque si dejáis de ir en pos de él, él volverá otra vez a dejaros en el desierto; y destruiréis a todo este pueblo.

16 Entonces ellos se acercaron a él y le dijeron:

-Aquí edificaremos rediles para nuestras ovejas y ciudades para nuestros niños; 17 pero nosotros nos armaremos, listos para ir al frente de los hijos de Israel, hasta que los introduzcamos en su lugar. Nuestros niños quedarán en las ciudades fortificadas, a causa de los habitantes del país. 18 No volveremos a nuestras casas hasta que los hijos de Israel reciban cada uno su heredad. 19 Porque no tomaremos heredad con ellos al otro lado del Jordán ni más allá, pues ya tendremos nuestra heredad en este lado del Jordán, al oriente.

20 Entonces les respondió Moisés:

-Si así lo hacéis, si os armáis para ir a la guerra delante de Jehovah, 21 y si todos vuestros hombres cruzan armados el Jordán delante de Jehovah, hasta que él haya echado a sus enemigos de su presencia 22 y la tierra sea sometida delante de Jehovah, luego volveréis y seréis libres de culpa ante Jehovah e Israel. Entonces esta tierra será vuestra en posesión delante de Jehovah. 23 Pero si no lo hacéis así, he aquí que habréis pecado contra Jehovah, y sabed que vuestro pecado os alcanzará. 24 Edificaos, pues, ciudades para vuestros niños y rediles para vuestros rebaños, pero haced lo que habéis prometido.

25 Los hijos de Gad y los hijos de Rubén dijeron a Moisés:

-Tus siervos harán como manda mi señor. 26 Nuestros niños, nuestras mujeres, nuestros rebaños y todo nuestro ganado quedarán allí en las ciudades de Galaad; 27 pero tus siervos, todos los que están armados para la guerra, cruzarán delante de Jehovah para la batalla, como dice mi señor.

28 Entonces Moisés dio órdenes acerca de ellos al sacerdote Eleazar, a Josué hijo de Nun y a los jefes de las casas paternas de las tribus de los hijos de Israel. 29 Moisés les dijo:

-Si los hijos de Gad y los hijos de Rubén, todos armados para la guerra, cruzan con vosotros el Jordán delante de Jehovah, después que la tierra sea conquistada por vosotros, les daréis la tierra de Galaad como posesión. 30 Pero si no cruzan armados con vosotros, entonces tendrán que tomar posesión entre vosotros en la tierra de Canaán.

31 Los hijos de Gad y los hijos de Rubén respondieron diciendo:

-Haremos lo que Jehovah ha dicho a tus siervos. 32 Nosotros cruzaremos armados delante de Jehovah a la tierra de Canaán, pero la posesión de nuestra heredad estará en este lado del Jordán.

33 Así Moisés dio a los hijos de Gad, a los hijos de Rubén y a la media tribu de Manasés hijo de José, el reino de Sejón, rey amorreo, y el reino de Og, rey de Basán: la tierra con sus ciudades dentro de sus fronteras y las ciudades del territorio circundante.

34 Los hijos de Gad reedificaron Dibón, Atarot, Aroer, 35 Atarot-sofán, Jazer, Jogboa, 36 Bet-nimra y Bet-haram, ciudades fortificadas, y rediles de rebaños.

37 Los hijos de Rubén reedificaron Hesbón, Eleale, Quiriataim, 38 Nebo, Baal-maón (con los nombres cambiados), y Sibma. Ellos llamaron con otros nombres a las ciudades que reedificaron.

39 Los hijos de Maquir hijo de Manasés fueron a Galaad y la tomaron, echando a los amorreos que estaban allí. 40 Entonces Moisés dio Galaad a Maquir hijo de Manasés, el cual habitó en ella. 41 También Jaír hijo de Manasés fue y tomó sus aldeas, y las llamó Havot-jaír. 42 Asimismo, Nóbaj fue y tomó Quenat y sus aldeas, y la llamó Nóbaj, según su propio nombre.


Etapas desde Egipto hasta el Jordán


33 Estas son las etapas de los hijos de Israel que salieron de la tierra de Egipto, según sus ejércitos, bajo la dirección de Moisés y Aarón. 2 Moisés anotó por escrito, por mandato de Jehovah, los puntos de partida de sus etapas. Estas son sus etapas, según sus puntos de partida:

3 Se pusieron en marcha desde Ramesés el día 15 del mes primero, que era el segundo día de la Pascua. Los hijos de Israel salieron osadamente, a la vista de todos los egipcios, 4 mientras los egipcios estaban enterrando a todos los primogénitos que Jehovah había muerto entre ellos. Jehovah también había ejecutado actos justicieros contra sus dioses.

5 Entonces los hijos de Israel partieron de Ramesés y acamparon en Sucot.

6 Partieron de Sucot y acamparon en Etam, que está en el extremo del desierto.

7 Partieron de Etam y se volvieron hacia Pi-hajirot, que está delante de Baal-zefón, y acamparon frente a Migdol.

8 Partieron de Pi-hajirot y pasaron por en medio del mar al desierto. Fueron tres días de camino por el desierto de Etam y acamparon en Mara.

9 Partieron de Mara y llegaron a Elim, donde había doce manantiales de agua y setenta palmeras, y acamparon allí.

10 Partieron de Elim y acamparon junto al mar Rojo.

11 Partieron del mar Rojo y acamparon en el desierto de Sin.

12 Partieron del desierto de Sin y acamparon en Dofca.

13 Partieron de Dofca y acamparon en Alús.

14 Partieron de Alús y acamparon en Refidim, donde el pueblo no tuvo agua para beber.

15 Partieron de Refidim y acamparon en el desierto de Sinaí.

16 Partieron del desierto de Sinaí y acamparon en Quibrot-hataavá.

17 Partieron de Quibrot-hataavá y acamparon en Hazerot.

18 Partieron de Hazerot y acamparon en Ritma.

19 Partieron de Ritma y acamparon en Rimón-peres.

20 Partieron de Rimón-peres y acamparon en Libna.

21 Partieron de Libna y acamparon en Risa.

22 Partieron de Risa y acamparon en Quehelata.

23 Partieron de Quehelata y acamparon en el monte Sefer.

24 Partieron del monte Sefer y acamparon en Harada.

25 Partieron de Harada y acamparon en Maquelot.

26 Partieron de Maquelot y acamparon en Tajat.

27 Partieron de Tajat y acamparon en Taraj.

28 Partieron de Taraj y acamparon en Mitca.

29 Partieron de Mitca y acamparon en Hasmona.

30 Partieron de Hasmona y acamparon en Moserot.

31 Partieron de Moserot y acamparon en Benei-jaacán.

32 Partieron de Benei-jaacán y acamparon en el monte Gidgad.

33 Partieron del monte Gidgad y acamparon en Jotbata.

34 Partieron de Jotbata y acamparon en Abrona.

35 Partieron de Abrona y acamparon en Ezión-geber.

36 Partieron de Ezión-geber y acamparon en el desierto de Zin, que es Cades.

37 Partieron de Cades y acamparon en el monte Hor, en la frontera de la tierra de Edom. 38 El sacerdote Aarón subió al monte Hor, conforme al mandato de Jehovah, y allí murió a los 40 años de la salida de los hijos de Israel de la tierra de Egipto, el primero del mes quinto. 39 Aarón tenía 123 años cuando murió en el monte Hor. 40 Entonces el rey de Arad, cananeo, que habitaba en el Néguev en la tierra de Canaán, se enteró de que habían llegado los hijos de Israel.

41 Partieron del monte Hor y acamparon en Zalmona.

42 Partieron de Zalmona y acamparon en Punón.

43 Partieron de Punón y acamparon en Obot.

44 Partieron de Obot y acamparon en Iye-abarim, en la frontera de Moab.

45 Partieron de Iyim y acamparon en Dibón-gad.

46 Partieron de Dibón-gad y acamparon en Almón-diblataim.

47 Partieron de Almón-diblataim y acamparon en los montes de Abarim, frente al Nebo.

48 Partieron de los montes de Abarim y acamparon en las llanuras de Moab, junto al Jordán, frente a Jericó.

49 Y acamparon junto al Jordán, desde Bet-jesimot hasta Abel-sitim, en las llanuras de Moab.

Instrucciones para conquistar Canaán


50 Entonces Jehovah habló a Moisés en las llanuras de Moab, junto al Jordán, frente a Jericó, diciendo: 51 "Habla a los hijos de Israel y diles: ’Cuando hayáis cruzado el Jordán a la tierra de Canaán, 52 echaréis de vuestra presencia a todos los habitantes de la tierra, destruiréis todas sus esculturas, destruiréis todas sus imágenes de fundición y devastaréis todos sus lugares altos. 53 Tomaréis posesión de la tierra y habitaréis en ella, porque a vosotros os he dado la tierra, para que la tengáis en posesión.

54 " ’Recibiréis la tierra en heredad por sorteo según vuestros clanes. A los más numerosos daréis una heredad más grande, a los menos numerosos daréis una heredad más pequeña. Donde a uno le toque por sorteo, allí tendrá su posesión. Según las tribus de vuestros padres, la recibiréis en heredad.

55 " ’Pero si no echáis de delante de vosotros a los habitantes de la tierra, sucederá que los que dejéis de ellos serán como aguijones en vuestros ojos y espinas en vuestros costados, y os hostilizarán en la tierra que vosotros habéis de habitar. 56 Y sucederá que os haré a vosotros lo que pensé hacerles a ellos.’ "


Fronteras de la tierra prometida


34 Jehovah habló a Moisés diciendo: 2 "Manda a los hijos de Israel y diles: ’Cuando hayáis entrado en la tierra de Canaán, la tierra que os ha de tocar como heredad, la tierra de Canaán según sus fronteras, 3 tendréis el lado sur desde el desierto de Zin que está junto a Edom. Vuestra frontera sur será desde el extremo del mar Salado hacia el este. 4 De allí la frontera sur torcerá hacia la cuesta de Acrabim y pasará hasta Zin. Su extremo sur llegará hasta Cades-barnea. De allí seguirá a Hazar-adar y pasará hasta Asmón. 5 La frontera torcerá de Asmón hasta el arroyo de Egipto y terminará en la costa del mar.

6 " ’Vuestra frontera occidental será el mar Grande. Este será vuestro límite occidental.

7 " ’Esta será vuestra frontera norte: Desde el mar Grande la trazaréis hasta el monte Hor. 8 Desde el monte Hor la trazaréis hasta Lebo-hamat, y la frontera llegará a Zedad. 9 La frontera seguirá hasta Zifrón y terminará en Hazar-enán. Este será vuestro límite por el norte.

10 " ’Por el oriente trazaréis la frontera desde Hazar-enán hasta Sefam. 11 Luego descenderá la frontera desde Sefam hasta Ribla, al oriente de Ayin, y descenderá y se extenderá sobre el costado oriental del mar Quinéret. 12 Después la frontera descenderá con el Jordán, y su extremo llegará hasta el mar Salado. Esta será vuestra tierra y sus fronteras alrededor.’ "

13 Entonces Moisés mandó a los hijos de Israel, diciendo: "Esta es la tierra que heredaréis por sorteo, la cual Jehovah ha mandado dar a las nueve tribus y a la media tribu. 14 Porque ya habían tomado su heredad la tribu de los hijos de Rubén según sus casas paternas, la tribu de los hijos de Gad según sus casas paternas, y la media tribu de Manasés. 15 Las dos tribus y media tomaron su heredad al otro lado del Jordán, frente a Jericó, hacia el oriente, hacia la salida del sol."

Encargados del reparto de Canaán


16 Jehovah habló a Moisés diciendo: 17 "Estos son los nombres de los hombres que os darán la tierra en posesión: El sacerdote Eleazar y Josué hijo de Nun. 18 Tomaréis también un dirigente de cada tribu para dar la tierra en posesión. 19 Estos son los nombres de los jefes:

de la tribu de Judá, Caleb hijo de Jefone;

20 de la tribu de los hijos de Simeón, Semuel hijo de Amihud;

21 de la tribu de Benjamín, Elidad hijo de Quislón;

22 de la tribu de los hijos de Dan, el jefe Buqui hijo de Jogli;

23 de los hijos de José:

de la tribu de los hijos de Manasés, el jefe Haniel hijo de Efod;

24 de la tribu de los hijos de Efraín, el jefe Quemuel hijo de Siftán;

25 de la tribu de los hijos de Zabulón, el jefe Elizafán hijo de Parnac;

26 de la tribu de los hijos de Isacar, el jefe Paltiel hijo de Azán;

27 de la tribu de los hijos de Aser, el jefe Ajihud hijo de Selomi;

28 de la tribu de los hijos de Neftalí, el jefe Pedael hijo de Amihud.

29 "Estos son aquellos a quienes Jehovah mandó que repartiesen la heredad a los hijos de Israel en la tierra de Canaán."


Ciudades para los levitas


35 Jehovah habló a Moisés en las llanuras de Moab, junto al Jordán, frente a Jericó, diciendo: 2 "Manda a los hijos de Israel que de la heredad que posean den a los levitas ciudades para habitar. También daréis a los levitas el campo alrededor de las ciudades. 3 Ellos tendrán las ciudades para habitar, y los campos de alrededor serán para su ganado, sus pertenencias y todos sus animales.

4 Los campos de las ciudades que daréis a los levitas tendrán 1.000 codos alrededor, desde el muro de la ciudad hacia afuera. 5 Fuera de la ciudad, mediréis 2.000 codos hacia el lado este, 2.000 codos hacia el lado sur, 2.000 codos hacia el lado oeste, y 2.000 codos hacia el lado norte; y la ciudad estará en medio. Esto tendrán como campos alrededor de las ciudades.

6 "De las ciudades que daréis a los levitas, 6 ciudades serán de refugio, para que cualquier homicida se refugie allí. Aparte de éstas, les daréis 42 ciudades. 7 Todas las ciudades que daréis a los levitas serán 48 ciudades con sus campos alrededor.

8 "Respecto a las ciudades que daréis de la posesión de los hijos de Israel, del que tiene mucho tomaréis mucho y del que tiene poco tomaréis poco. Cada uno dará de sus ciudades a los levitas, según la heredad que reciba."

Ciudades levitas de refugio


9 Jehovah habló a Moisés diciendo: 10 "Habla a los hijos de Israel y diles: ’Cuando hayáis cruzado el Jordán hacia la tierra de Canaán, 11 escogeréis para vosotros ciudades que os servirán como ciudades de refugio, a donde pueda huir el homicida que accidentalmente hiera de muerte a alguno. 12 Estas ciudades os servirán para refugiarse del vengador, de manera que el homicida no muera antes de comparecer para juicio delante de la congregación.

13 " ’De las ciudades que daréis, seis serán ciudades de refugio. 14 Daréis tres ciudades al otro lado del Jordán y daréis tres en la tierra de Canaán, y serán ciudades de refugio. 15 Estas seis ciudades servirán de refugio a los hijos de Israel, al forastero y al advenedizo que se encuentre entre ellos, para que huya allí cualquiera que accidentalmente hiera de muerte a otro.

Sobre el juicio contra los homicidas


16 " ’Si lo hiere con un intrumento de hierro, y él muere, es un asesino. El asesino morirá irremisiblemente.

17 " ’Si lo hiere con una piedra en la mano, con la cual pueda causarle la muerte, y él muere, es un asesino. El asesino morirá irremisiblemente.

18 " ’Si lo hiere con instrumento de madera en la mano, con el cual pueda causarle la muerte, y él muere, es un asesino. El asesino morirá irremisiblemente. 19 El vengador de la sangre matará al asesino; cuando lo encuentre, lo matará.

20 " ’Si por odio lo empuja o arroja algo contra él intencionadamente, y él muere; 21 o si por hostilidad lo hiere con su mano, y él muere, el que le ha herido morirá irremisiblemente. Es un asesino. El vengador de la sangre matará al asesino cuando lo encuentre.

22 " ’Pero si lo empuja de repente sin hostilidad, o tira sobre él cualquier instrumento sin intención, 23 o si sin verlo hace caer sobre él alguna piedra que pueda causarle la muerte, y él muere, no siendo él su enemigo ni procurando su mal, 24 entonces la congregación juzgará entre el homicida y el vengador de la sangre, conforme a estos decretos. 25 La congregación librará al homicida de mano del vengador de la sangre, y lo hará regresar a su ciudad de refugio a la cual había huido, y él habitará en ella hasta la muerte del sumo sacerdote que fue ungido con el aceite santo.

26 " ’Pero si el homicida sale fuera de los límites de su ciudad de refugio a donde había huido, 27 y el vengador de la sangre lo halla fuera de los límites de su ciudad de refugio y mata al homicida, aquél no será culpable de sangre. 28 Porque debió haber permanecido en su ciudad de refugio hasta la muerte del sumo sacerdote. Después de la muerte del sumo sacerdote, el homicida podrá volver a la tierra de su posesión.

29 " ’Estas cosas os servirán de estatuto legal a través de vuestras generaciones, en todo lugar donde viváis. 30 Cuando alguien mata a una persona, por el testimonio de testigos se dará muerte al asesino. Pero un solo testigo no bastará para que se sentencie a una persona a morir.

31 " ’No aceptaréis rescate por la vida del asesino que está condenado a muerte; morirá irremisiblemente. 32 Tampoco aceptaréis rescate por el que ha huido a su ciudad de refugio, para permitirle que vuelva a vivir en su propia tierra antes de la muerte del sumo sacerdote.

33 " ’No profanaréis la tierra donde estéis, porque la sangre humana profana la tierra. No se puede hacer expiación por la tierra, debido a la sangre que fue derramada en ella, sino por medio de la sangre del que la derramó. 34 No contaminaréis, pues, la tierra donde habitáis y en medio de la cual yo habito; porque yo, Jehovah, habito en medio de los hijos de Israel.’ "


Sobre la herencia de las hijas


36 Los jefes de las casas paternas del clan de los hijos de Galaad hijo de Maquir, hijo de Manasés, de los clanes de los hijos de José, se acercaron para hablar ante Moisés y ante los dirigentes de las casas paternas de los hijos de Israel. 2 Y dijeron:

-Jehovah mandó a mi señor dar la tierra por sorteo, como heredad a los hijos de Israel. También mandó Jehovah a mi señor dar la heredad de nuestro hermano Zelofejad a sus hijas. 3 Pero si éstas se llegan a casar con miembros de otras tribus de los hijos de Israel, la heredad de ellas será quitada de la heredad de nuestros padres y añadida a la heredad de la tribu a la cual ellas pasen a pertenecer. De este modo, esta porción será quitada de nuestra heredad, 4 y cuando llegue el jubileo para los hijos de Israel, la heredad de ellas será añadida a la heredad de la tribu de sus maridos. Así su heredad será quitada de la heredad de la tribu de nuestros padres.

5 Entonces Moisés mandó a los hijos de Israel, conforme al mandato de Jehovah, diciendo:

-La tribu de los hijos de José tiene razón en lo que dice. 6 Esto es lo que ha mandado Jehovah acerca de las hijas de Zelofejad, diciendo: "Cásense con quienes ellas quieran; sólo que se casen dentro del clan de la tribu de su padre. 7 Así la heredad de los hijos de Israel no pasará de tribu en tribu, porque cada uno de los hijos de Israel se mantendrá ligado a la heredad de la tribu de sus padres. 8 Cualquier hija que posea una heredad en alguna de las tribus de los hijos de Israel deberá casarse con alguno del clan de la tribu de su padre, para que los hijos de Israel posean cada uno la heredad de sus padres. 9 Así la heredad no pasará de una tribu a otra, porque cada una de las tribus de los hijos de Israel se mantendrá ligada a su heredad."

10 Entonces las hijas de Zelofejad hicieron conforme a lo que Jehovah había mandado a Moisés. 11 Majla, Tirsa, Hogla, Milca y Noa, hijas de Zelofejad, se casaron con los hijos de sus tíos. 12 Se casaron dentro de los clanes de los hijos de Manasés hijo de José. De esta manera, su heredad quedó en la tribu del clan de su padre.

13 Estos son los mandamientos y decretos que Jehovah mandó a los hijos de Israel por medio de Moisés en las llanuras de Moab, junto al Jordán, frente a Jericó.


Reina-Valera Actualizada, 1989.